Los mejores electrodomésticos

¿Cuántos fuegos necesitas para cocinar?

Vitrocerámica de dos fuegos encendida

Hace ya algunos años, cuando salieron al mercado las primeras vitrocerámicas, todas seguían el mismo patrón. Diseñadas y preparadas para cocinar con 4 fuegos, y no había opción de escoger otra cosa, pero ¿realmente utilizas alguna vez los cuatros fuegos al mismo tiempo?

Como todo, el diseño y las funcionalidades de las placas vitrocerámicas fueron avanzando y adaptándose a los tiempos y a las necesidades de cada familia, y ya es posible encontrar en el mercado modelos de vitrocerámica de 2 fuegos.

Inicialmente estaban pensadas para aquellas cocinas más pequeñas, con limitaciones de espacio, con la idea de ganar algo más de terreno a las encimeras y conseguir más superficie de trabajo sobre las mismas. Aunque también fueron la opción perfecta para personas que viven solas o en pareja y que no cocinan demasiado.

Ventajas de tener 2 fuegos

Escoger una vitrocerámica de 2 fuegos tiene ciertas ventajas, y la principal como os comentaba más arriba, es la del espacio.
Estas placas tienen un diseño en vertical, con un fuego encima del otro, por lo que ocupan bastante menos espacio que las vitrocerámicas convencionales, y por ello suponen una mayor superficie disponible de encimera para preparar tus recetas o colocar otros electrodomésticos sobre ellas, como el microondas, o el robot de cocina.

Suelen tener uno de los fuegos de mayor tamaño que el otro, normalmente de 18 y 15 cm para poder cocinar con recipientes de diferentes tamaños y por supuesto, son suficientes para preparar el primer y el segundo plato al mismo tiempo, cosa que todos hacemos con cierta frecuencia.

El hecho de ser más pequeñas no implica que su potencia sea menor. Las funcionalidades de este tipo de placas son exactamente las mismas que las de mayor tamaño solo que ocupan la mitad de espacio.

Otra ventaja de las vitrocerámicas de dos fuegos es que invertirás mucho menos tiempo en su limpieza. Parece evidente ¿no? Menor superficie a utilizar y menor cantidad de fuegos con posibilidad de ensuciarse, menor tiempo invertido en la limpieza de la placa.

Los modelos de vitrocerámica de 2 fuegos que actualmente encontrarás en el mercado cuentan con las mismas funciones en cuanto a seguridad que las vitrocerámicas de tres o cuatro fuegos. De hecho, muchos modelos incorporan la desconexión automática. Esta permite que la placa se apague cuando ha alcanzado un punto alarmante de calentamiento.

Quizá no sean el modelo de placa más vendido, pero si os decidís por una vitrocerámica de este tipo os citaré dos que pueden daros muy buenos resultados:

  • Placa vitrocerámica 3EB730LQ Balay. Esta placa mide tan solo 30 cm de ancho, lo que la convierte en ideal para aquellas cocinas más pequeñas. Cuenta con la función Sprint, que acelera el calentamiento, por ejemplo, si necesitas hervir agua en poco tiempo para preparar tu receta.
  • Placa vitrocerámica HDMC 32400 TX Beko. Esta placa también tiene un ancho de 30 cm, ahorrándote así muchos problemas de espacio. Fabricada en cristal negro, cuenta con programador automático

Problemas de tener solo 2 fuegos

Aunque evidentemente, no todo son ventajas, y tener una vitrocerámica de 2 fuegos también puede tener ciertos inconvenientes.

Si escogemos una vitrocerámica de este tipo por problemas de espacio, está claro, que este problema lo vamos a solventar, pero si a pesar de tener poco espacio en la cocina somos una familia numerosa ¿qué ocurre entonces?

Las placas de 2 fuegos son perfectas para familias de 1 o 2 miembros, sin embargo, cuando ya hablamos de un mínimo de 3 personas, con toda probabilidad, este tipo de placa se te va a quedar pequeña.

Las familias de varios miembros en las que, además, ambos padres trabajan fuera de casa, suelen verse en la necesidad de preparar varias comidas a la vez. Es frecuente que nos toque preparar la cena mientras en los fuegos de al lado, estamos cocinando la comida para el día siguiente, o incluso a veces, para varios días, en el caso de disponer de poco tiempo para ello, ya que cuando se tiene ese tiempo, hay que aprovecharlo al máximo.

Como ves, elegir una vitrocerámica de dos fuegos conlleva ciertas ventajas por un lado, pero inconvenientes por otro. Se trata de valorar cuáles son nuestras necesidades más apremiantes, y escoger en función de ellas.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*