Alimentos

Tés de la máxima calidad

Bebida saludable

En España, cada día hay más adictos al té, esta bebida viene a sustituir a nuestra bebida más popular por excelencia, el café. Hoy vamos a hablar de Qué es el té, cómo se prepara y las distintas variedades que podemos encontrar. Cada una de esas variedades de té tiene unas propiedades que nos pueden ayudar a mejorar nuestra salud.

¿Qué es el té?

Se llama té tanto a la planta de donde se obtiene como a la bebida que se consigue de infusionar las hojas la planta Camellia Sinensis con agua No hay que confundir la infusión de té, con otro tipo de infusiones ni con las tisanas. El té sólo es la bebida que se saca de la planta Camelia y sus variedades y el resto de infusiones se obtienen de diferentes plantas aromáticas o medicinales. La confusión viene al ser preparadas en agua. Cuando hablemos de cómo se prepara el té, vemos que también hay diferencias a la hora de preparar el té y cualquier otro tipo de infusiones.

Variedades de té

  • El té blanco
  • El té verde
  • El té rojo
  • El té negro
  • El té azul

La variedad de tés la determina:

  • La variedad de la planta de la familia de la Camellia Sinensis.
  • la época de recolección.
  • El tratamiento que se les da a las hojas y brotes de la planta. Este tratamiento influye en la oxidación de la planta de ahí que haya tés oxidados, semioxidados y poco oxidados.

Propiedades y beneficios de los diferentes tipos de tés:

Casi todos se usan para perder peso, activar el cuerpo y combatir el envejecimiento prematuro, por eso, cada vez se impone más la ingesta de esta bebida milagrosa.

Té blanco

Este tipo de té se denomina así porque las hojas que se utilizan para elaborarlo se recolectan de plantas que no les da el sol, para evitar el proceso de generación de la clorofila. Su propiedad principal es que tiene más cantidad de antioxidantes que las otras variedades. Sus beneficios son:

  • Previene el envejecimiento de la piel
  • Favorece la eliminación de grasas

Té azul

Es el menos conocido en España y se utiliza para:

  • Reforzar el sistema inmunológico.
  • Reducir niveles de colesterol.
  • Regula la tensión arterial.

Té negro

Esta variedad de té es la más comercializada en los países occidentales, incluido España. Es muy aromático, gracias a su oxidación es el que más teína y taninos tiene. Se utiliza para:

  • Salud ocular.
  • Cortar problemas intestinales.
  • Eliminar líquidos, es un té con acción diurética y un gran depurativo.
  • Estimular el metabolismo y activar el cuerpo.

Té verde

Ese color lo obtiene recolectando las hojas cuando tienen más clorofila y pasan a un secado rápido, para que no se oxiden. Es la infusión más utilizada para completar dietas de adelgazamiento. Sus propiedades:

  • Tiene gran cantidad de vitaminas A, C, E y en minerales como el selenio.
  • Estimulan el metabolismo, ayudando a adelgazar.
  • Previenen dolencias vasculares.
  • Retrasan el envejecimiento de las células.
  • Contiene flúor, por lo que es un aliado para los
  • Es diuréticos

Té rojo

Para obtener esta variedad, una ver recolectadas las hojas, las secan dentro de recipientes de cobre. Sus propiedades varían dependiendo del tiempo que hayan estado en estos recipientes pueden estar entre los dos y los cincuenta años. Sus beneficios:

  • Capacidad para aumentar el metabolismo de las grasas
  • Limpiar el cuerpo.
  • Ayuda a tratar las alergias.

Control de temperatura

Una vez elegida la variedad de té que más nos gusta por su sabor o el que nos conviene más, vamos a hablar de cómo prepararlo para sacarle todas sus propiedades y disfrutar de todos los beneficios que nos pueden aportar.

Para la preparación de un buen té es necesario controlar la temperatura del agua. El gran truco para preparar un té de gran calidad es el utilizar buena materia prima y que el agua esté a la temperatura más óptima para nuestras hojas de té.

Si eres un adicto al té o quieres empezar a degustarlo y aprovechar todos sus benéficos te recomiendo que para prepararlo utilices un hervidor de agua, con control de temperatura. Los hervidores de agua o teteras eléctricas te facilitan la tarea de tener el agua a su justa temperatura sin ningún problema.

¿Cómo se prepara el té?

Cada tipo de té requiere que el agua esté a una determinada temperatura para sacar todo el aroma y sus propiedades no se pierdan. Si no tienes hervidor de agua lo mejor es llevar a ebullición el agua, (esto lo hace cuando alcanza los 100 grados centígrados) y esperar unos minutos para que pierda unos grados. Si introduces el té en agua hirviendo, el té perderá gran parte de sus propiedades.

  • Para té negro, el agua debe estar entre los 90 y los 95 grados centígrados.
  • Para los tés verdes, la temperatura ideal de preparación se encontraría entre los 85 y los 90 centígrados.

Pasos:

  • Llenar con agua, a ser posible mineral, el hervidor de agua y ajustar a la temperatura adecuada.
  • Servir el agua, ya caliente, en una taza de cerámica.
  • Introducir las hojas de té, bien en su monodosis o en un cacito filtro, si utilizas el té a granel.
  • Dejar infusionar la mezcla entre 2 y 3 minutos. Si lo dejas menos no se extraen todas las sustancias y si lo dejas más su textura será demasiado astringente.
  • Una vez retirado las hojas de té, aderezamos la infusión con lo que más nos guste: azúcar, leche, rodaja de limón, etc., lo que más te apetezca.

El té lo puedes tomar caliente o frío, para ello añade hielo una vez preparado con agua a la temperatura adecuada a la variedad de té a tomar.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*