Cocina

¿Te gusta el té?

Madre con su hija y la nevera al fondo

Disfruta de la mejor forma de preparar el té

El hervidor de agua nos facilita la preparación de nuestra bebida favorita. Los hervidores son esos pequeños electrodomésticos que entran a formar parte fundamental a la hora de preparar una taza de té o de infusiones. Se convierten en el elemento imprescindible en la cocina de los consumidores de esta bebida tan exquisita. El hervidor eléctrico es para el té lo que la cafetera al café.

¿Te gusta el té?

Los amantes del té ya conocen que para degustar de un buen té es necesaria la combinación de dos requisitos. Uno, que la variedad de té escogida sea de calidad. Y el otro requisito es que la preparación sea correcta.

En la preparación correcta interviene la temperatura del agua. Ésta tiene que ser distinta para preparar cada variedad de té. Los grados de calor del agua son los responsable de extraer todos los aromas y propiedades de las plantas, semillas y frotes o de arruinarlos.

El método más habitual de preparar el té:

1    Calentar el agua.

  • Utiliza un hervidor de agua eléctrico. Lo ideal es que tenga un regulador de temperatura.
  • Vierte agua en el interior. Cuanto más bajo en contenido de sales en el menos influirá en el sabor original del té.
  • El agua no tiene que hervir. Cuanto más hierva más oxígeno pierde en la evaporación

2    Añadir el agua al té.

Cada tipo de té requiere una temperatura óptima.

  • Para el té verde: el agua debe estar entre los 65 a 85 grados centígrados.
  • té blanco, lo ideal es que el agua esté entre los 75 a 80 grados centígrados.
  • El Té negro y té rojo, son más deliciosos si se utiliza agua cuya temperatura esté entre los 90 a 99 grados centígrados.

3    Tapar y dejar reposar.

El tiempo de reposo también influye en el sabor final de la bebida. Durante el primer minuto es cuando el té suelta casi todo el sabor y la teína en el agua. A partir de los dos minutos, las hojas del té inician a liberar taninos, encargados de responsables del sabor áspero.

Tiempo de reposo recomendado según variedad:

  • Blanco: reposo entre 1 y 2 minutos.
  • Verde: 2 y 3 minutos.
  • Negro y Té rojo: 2 y 4 minutos.

4    Degustar:

Beber en sorbos pequeños. Se puede edulcorar, pero el azúcar y el uso de otros aditivos cambian las propiedades y el sabor del té.

¿Te gusta el té?

Guía para comprar el mejor hervidor de agua

¿Necesitas un hervidor de agua para preparar tu té? Has de decantarte por el modelo de hervidor que más se adapte a tus necesidades de uso. Os vamos a contar algunas características y consejos que tenéis que tener en cuenta a la hora de comprar un hervidor de agua.

Hay que diferenciar dos tipos de hervidores:

  1. Los hervidores tradicionales. Son los hervidores o teteras que necesitan un foco de calor externo para calentar el agua.
  2. Los hervidores eléctricos. Incorporan una base a la que acopla la jarra y es su fuente de calor.

Aquí vamos a centrarnos en los hervidores eléctricos, ya que parecen electrodomésticos más seguros, independientes y los puedes manejar con más comodidad que la tradicional tetera.

Elementos importante de un hervidor:

  • La capacidad y tamaño. Existen hervidores con distintos tamaños para cubrir las necesidades del consumidor. No siempre necesitamos el de mayor volumen. No es preciso hervir siempre un litro de agua si lo que vamos a preparar es solo una taza de té. Cuanta más agua pongamos más tiempo tardará en alcanzar la temperatura.
  • Potencia nominal. La potencia del hervidor se verá reflejada en la rapidez en la que el agua alcanza la temperatura. Pero también influye en el consumo energético que hace el aparato.
  • Sistemas de seguridad. No todos los hervidores disponen de las mismas medidas de seguridad. El mejor consejo es: cuantas más medidas de seguridad incorpore el hervidor eléctrico, menos riesgos para el usuario y para el propio aparato. Los hervidores eléctricos más completos llevan:
    • Un indicador de que el agua ha alcanzado la temperatura.
    • Apagado automático. Cuando no hay agua en el interior de la jarra.
    • Apagado automático. Cuando el agua alcanza la temperatura idónea.
  • Accesorios. Algunos tan importantes como el filtro extraíble o tan práctico como el recoge-cables.
  • Ubicación de la resistencia. Hay hervidores con la resistencia vista y otros que la llevan oculta. Mejor resultado, y sobre todo fácil de limpiar, dan los hervidores de agua con la resistencia oculta.
  • Regulador de temperatura. Los hervidores más prácticos e idóneos para la preparación de distintos tés son aquellos que incorporan un regulador de temperatura. Éste nos va a permitir conseguir la temperatura más óptima para la elaboración de distintas bebidas.
  • Diseño y material. Es importante que los hervidores estén fabricados en materiales nobles y resistentes. De ello va a depender su durabilidad. No es lo mismo el plástico que el acero inoxidable.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*