Electrodomésticos Mantenimiento Mantenimiento y limpieza Problemas técnicos

Por qué se estropean las campanas

Problemas comunes campana

Que una campana de cocina deje de extraer el humo que se genera mientras estás cocinando es una gran avería. Una de esas por las que debes llamar a tu Servicio Técnico Oficial sin esperar ni un segundo. Pero que se genere un poco de óxido y no termine de realizar una buena extracción son problemas comunes de una campana, que no deberían suponer un gran quebradero de cabeza. De hecho, lo más posible es que puedas solucionar tú mismo el contratiempo en cuestión.

Posibles fallos técnicos

Se pueden diferenciar algunos que son relativamente habituales, y que recopilando la información del manual de instrucción, o de las secciones de preguntas frecuentes de la marca de tu campana, se pueden solucionar con cierta celeridad. De hecho, los tres problemas más comunes de una campana que te relato a continuación no deberían considerar ni tan siquiera averías:

  • La campana emite olores mientras funciona: la respuesta a este problema es muy sencillo, y se encuentra en el filtro, que lo más posible es que esté saturado y ya no pueda absorber más grasa mientras cocinas. Si tu campana está colocada en modo de recirculación (coge el aire de la cocina, lo limpia en el filtro y lo vuelve a expulsar a la habitación) entonces no tendrás otro remedio que cambiar el filtro, que probablemente será de carbón activo. En cambio, si tienes un filtro de metal antigrasa tendrás que desmontarlo siguiendo las instrucciones del fabricante y limpiarlo a mano, o en el lavavajillas si el filtro en cuestión es apto para ello.
  • No consigues evitar los olores en la cocina: si tienes una campana relativamente vieja, de esas que las extraes y se ponen a funcionar sin más, entonces puedes dejarla funcionando hasta 10 minutos después de terminar lo que estés cocinando. Así te aseguras de que se ha depurado el aire. En cambio, las campanas más modernas tienen funciones para momentos de especial saturación para aumentar la potencia de extracción cuando hay muchos humos (y por lo tanto olores) para que no tengas que sufrir este problema. Usa este tipo de funciones si vas a estar mucho rato utilizando la campana.
  • Se ha formado óxido en la campana: “La utilización de productos agresivos con cloro o ácidos o la infección con polvo metálico durante el montaje de la cocina puede generar óxido. Muchas veces se generan procesos extremos de corrosión si se deja el aparato sin limpiar durante varias semanas después de su montaje”, revelan desde el servicio técnico de Balay. La solución para evitar la formación de óxido no es nada novedosa: se debe limpiar la campana con un producto específico, sobre todo después de realizar “cualquier trabajo que implique metal”.

Cómo evitar averías

Una vez que has comprado un electrodoméstico, solo hay un camino fiable para evitar averías durante su uso diario: cuidarlo y realizar las tareas de mantenimiento regular de las que cada marca te informa en el manual de instrucciones. Sí, ese librillo que debes leer aunqe a veces te de mucha pereza hacerlo.

Además, las campanas te lo ponen relativamente sencillo. Lo más importante, como has podido concluir cuando ya te he hablado de los filtros de la campana, es tener en cuenta que esta pieza concreta se debe cambiar o limpiar, en función del que tengas, cuando observas que la campana ‘ya no da para más’. Los filtros de carbón activo no son reutilizables, pero solo deben cambiarse una o dos veces al año, dependiendo también del uso que hagas de la campana. Los filtros de metal antigrasa son muy sencillos de limpiar (incluso se puede hacer en el lavavajillas) y te aseguras de que la campana siempre tendrá la limpieza interna necesaria para funcionar correctamente.

“Nunca utilices materiales disolventes o corrosivos para limpiar la campana de cocina”

La limpieza de todas sus zonas es una de las mejores medidas preventivas para que nada suceda. Pero hacerlo inadecuadamente es otro de los problemas comunes de una campana. Por ejemplo: perder el color del acero inxodable por limpiarlo con un producto equivocado. Para estas zonas se recomienda comprar toallitas limpiadoras específicas, que además suelen venir impregnadas de un aceite especial que protege las partes de acero de la campana. ¿Y si tienes alguna superficie pintada? Pues entonces es más fácil todavía: solo necesitarás un poco de agua caliente con jabón, secando muy bien la superficie limpia para que el agua no deje marcas al secarse.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*