Sin categoría Valoraciones

La diferencia entre lo caro y lo barato

Horno en acero con puerta abierta

Cuando se trata de equipar nuestra cocina es evidente que quizá lo primero que tengamos en cuenta, o lo que antes se nos viene a la cabeza inevitablemente, sea el precio de los electrodomésticos.
No todos tenemos las mismas necesidades ni todos los hogares son iguales. Es evidente que no es lo mismo, o no tiene las mismas necesidades una persona que vive sola, que una familia de 5 miembros. Y por lo tanto, las necesidades en cuanto a funcionalidades y prestaciones de sus electrodomésticos también serán diferentes.

Este aspecto es uno de los que debemos tener en cuenta a la hora de comprarnos por ejemplo un horno. Hay que ser realistas. Si sólo utilizamos nuestro horno para cocinar pizza de vez en cuando, o a lo sumo, un pollo asado una vez al mes, es evidente que no merece la pena elegir un horno exclusivo con las últimas prestaciones en tecnología, porque no vamos a sacarle ningún partido.
Cuando vayas a comprarlo, ten muy en cuenta tus necesidades y no te dejes embelesar por el último horno que ha salido al mercado con funcionalidades que no sabes ni pronunciar. Está claro que tú no lo necesitas.

Pero sin embargo, si en tu casa se utiliza el horno con frecuencia, bien porque sois muchos en casa o porque te encanta cocinar con este electrodoméstico y aprovechar todas las opciones que te brinda en cuanto a guisos y asados, entonces tu elección debe ser otra, ya que seguramente habrá prestaciones que eches en falta con un horno básico y seguramente necesites comprar un modelo más completo y con más funciones.

Horno con función vapor

Calidad vs primer precio

Es evidente, como en todo, que cuánto más equipado esté un horno más elevado será su precio. La calidad tiene un coste y si lo que necesitamos es un horno con la última tecnología o lo más novedoso en el mercado, tendremos que pagar por ello.

Creo que a nadie se le ocurriría ir a comprar un Maserati y pretender pagar el precio de un Seat, con todos mis respetos a la marca, que evidentemente tiene modelos estupendos y muy buenos, pero no con las mismas prestaciones que el primero. Teniendo claro pues lo que necesitamos, nos será mucho más sencillo encontrar el horno ideal para nosotros.

Una de las funcionalidades que yo creo que debería tener cualquier horno, y por la que os aseguro que yo pagaría una gran cantidad sin pensármelo dos veces, es la pirólisis. Yo creo que todos sabemos que un horno con pirólisis significa en resumen que se limpia solo, pero si quieres conocer más acerca de esta funcionalidad tienes más información aquí.

Funcionalidades mínimas

Pero si hablamos de funcionalidades para cocinar, los hornos serie 8 de Bosch por ejemplo son perfectos, puesto que están equipados con las últimas prestaciones y te permiten por ejemplo combinar la cocción tradicional con la cocción al vapor.
Este tipo de cocción es mucho más sana, por lo que, si además, eres un amante de la dieta saludable, estos hornos son una buena opción para ti.
Incluso te diré algo más. Si eres de los que se pasa la mañana de los domingos cocinando para toda la familia y además te encanta hacerlo porque piensas que eres el rey de los asados, no puedes comprar un horno que no tenga termosonda. Otra función que no encontrarás en un horno básico de menor precio.

También es un lujo contar con el asistente de cocinado que incorporan los mejores hornos del mercado. Con él es mucho más fácil cocinar, puesto que el horno se encarga de ajustar de forma automática el modo de calentamiento, la temperatura que necesita para cocinar, e incluso el tiempo de cocción justo para que tus guisos queden perfectos, de esos que se dice que están para chuparse los dedos.

Hasta para los que aman la cocina y les apasiona preparar recetas al horno, pero nunca disponen de tiempo, existen en el mercado hornos con microondas. La ventaja de estos hornos, es que cuentan con las mismas prestaciones de un horno convencional pero cocinan con la rapidez de un microondas.

Como ves, la clave está en saber cuáles son las necesidades de cada uno y lo que queremos encontrar a la hora de comprar nuestro horno. Siempre debemos tener claro que la tecnología tiene un coste, y es evidente que no vamos a encontrar las mismas prestaciones en un horno que nos cueste mil euros que en uno mucho más básico. Lo importante es gastarnos lo que realmente necesitamos.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*