Marcas

¿Apostarías para una secadora en casa?

Secadora de ropa en una casa

De las secadoras te habrán contado muchas cosas, y es posible que muchas de ellas carezcan de razonamiento lógico. Descubre qué es cierto y qué no lo es dentro del apasionante mundo de las secadoras de ropa.

Hasta hace no mucho tiempo, tener una secadora de ropa en casa era secundario. Razones para ello hay muchas: en España disfrutamos de bastante sol, tender siempre ha sido una tarea que hemos asumido como necesaria o los mitos que arrastran las secadoras han sido algunas de ellas. Pero las opiniones sobre secadoras de ropa han cambiado bastante. Su penetración aumenta en nuestro país por motivos de peso que la gente ya no puede obviar.

¿Por qué optar por una secadora para ropa?

  • Nuestro país goza de un clima cálido, sí, pero no todas las zonas de España lo hacen. Allí donde hay mucha humedad o días de lluvia, tender es una misión complicada.
  • Falta de espacio. La concepción de las casas ha cambiado radicalmente. Las azoteas ya no son para tender, y no todo el mundo dispone del espacio necesario para un tendedor.
  • La comodidad. Tender es una tarea que lleva su tiempo, y que no es fácil para personas mayores o con movilidad reducida. Tampoco para las personas estresadas por el trabajo que solo saben ir a toda prisa por la vida.

No depender del clima o reducir el tiempo que pasamos con la plancha son razones que no pasan desapercibidas para el público en general, y que han alentado el crecimiento de las ventas de las secadoras. Si eres de los que están pensando en tener uno de estos electrodomésticos en casa, lo más probable es que no te arrepientas. Pero no olvides consultar algunas opiniones y consejos sobre secadoras de ropa antes de realizar tu compra.

Tienes dos tipos para elegir:

  • Evacuación: que se llevan la humedad al exterior a través de un tubo.
  • Condensación: que convierten el vapor de agua y lo llevan a un depósito interno que debes vaciar, en el caso de que no tengas una secadora con conexión a las tuberías.

Son los modelos mayoritarios y, tal como sucede con las lavadoras, las de carga frontal son las más vendidas en nuestro país. El dinero es una diferencia bastante notable entre ambas opciones. “Las secadoras de evacuación suelen ser más baratas que las de condensación”, corroboran desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Ventajas e incovenientes

Las ventajas principales de contar con una secadora en casa ya las hemos señalado: no dependes del clima, no tienes que tender y, si tienes una con las funciones adecuadas, pasarás menos horas con la plancha. También debes tener en cuenta que tener una secadara supone, por lo general, tener otro electrodomésticos ocupando espacio. Eso son los conceptos principales, pero tanto las secadoras de evacuación como de condensación tienen sus propias ventajas y problemáticas.

Por ejemplo, si bien es cierto que las evacuación son más baratas y no requieren grandes operaciones de matenimiento, el calentamiento por resistencias obliga a estos modelos de secadoras a consumir más recursos y, por lo tanto, su consumo energético suele ser más elevado. Además, esa salida al exterior de la humedad requiere que esté colacada en zonas muy específicas de casa.

En el caso de la condensación, estas secadoras son bastante más eficientes. O al menos así lo ha desmotrado ser este sistema. No necesitas requisitos especiales de colocación, puesto que no hay salida al exterior. Debes tener en cuenta que el deposito donde se evacúa el agua hay que vaciarlo con cierta asiduidad, aunque desde Media Trends te dan un consejo muy acertado: usar el agua sobrante “para regar las plantas o para la plancha”.

Secadoras alternativas

Además de las tradicionales secadoras de condensación o de evacuación, también puedes optar por otras opciones. Las secadoras con bomba de calor han sido definidas por Balay como “las más cómodas y eficientes”. En principio, hay algunos modelos en el mercado que alcanzan la categoría A++, que no es fácil para una secadora. Además de cuidar las prendas como se merecen (este es uno de los mitos que se deben desterrar), las secadoras con bomba de calor -al menos las de Balay- limpian las pelusas del condensador de forma totalmente automática, “reutilizando el agua condensada del ciclo de secado”.

Punto y aparte requieren las lavadoras con función secado. Si recuerdas los inicios de este post, uno de los inconvenientes de las secadoras es el espacio que ocupa un electrodoméstico adicional. Con esta variable te olvidas por completo del problema, ya que es un solo aparato metes la ropa sucida y la sacas limpia y seca. No solo ahorras espacio, también el tiempo que lleva cambiar la colada de la lavadora a la secadora, e incluso puedes ahorrar agua, ya que los modernos sistemas de condensación pueden llegar a ahorra hasta 8.000 litros de agua al año.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*