Lavadoras

Lavadoras de bajo consumo

lavadoras A+++

A la hora de elegir una nueva lavadora vas a tener en cuenta muchas cosas pero seguro que piensas antes de comprarla en elegir un modelo que, además de lavar bien, tenga un bajo consumo y te ayude a ahorrar en la factura de la luz ¿a que si? ¿Y cómo puedes elegir una de esas lavadoras de bajo consumo?

La importancia de la etiqueta energética

Sin duda, si buscas comprar una lavadora de bajo consumo, tienes que fijarte en las lavadoras con eficiencia energética A+++ ya que son los electrodomésticos de esta gama más eficientes.

Ten en cuenta que con una lavadora A+++, cuando laves tu ropa puedes conseguir reducir el consumo energético hasta en un 50%.

Ojo, no solamente gracias al etiquetado energético, sino gracias a una pautas y hábitos de lavado basados en los consejos que los propios fabricantes de lavadora te aportan en los manuales de instrucciones para seguir un correcto y óptimo mantenimiento del electrodoméstico y gracias a la tecnología e innovaciones continuas de las marcas que permiten que se reduzca el consumo energético manteniendo un óptimo ciclo de lavado.

Este tipo de lavadoras optimizan los recursos de forma que en general gastarás menos agua y menos luz. Incluso podrán ajustar el ciclo de lavado y su necesidad energética en función de la cantidad de ropa introducida y del tipo de tejido que vayamos a lavar.

lavadoras bajo consumo

Datos de consumo energético

El consumo anual de energía (kWh) de una lavadora de clase de eficiencia energética A+++ sería de 152 kWh al año.

Comparando el consumo en modo apagado vs modo sin apagar, los consumos serían de 0,10W contra 0,50W.

Para conseguir estos datos de consumo hay que tener en cuenta algunas pautas, no se obtienen por arte de magia.

Por ejemplo es importante considerar estos consejos:

  • usar programas con temperaturas bajas
  • Seleccionar programas con tiempos de lavado de larga duración
  • Introducir en la lavadora la mayor carga posible admitida
  • Considerar el uso de programas económicos que conjugan todos los factores en busca de un menor consumo
  • Seleccionar la velocidad máxima de centrifugado si posteriormente la ropa se va a secar en la secadora. Conseguiremos acortar la duración del programa de secado y veremos disminuir el consumo de energía.
  • No usar la función de prelavado ya que éste aumenta la duración del programa y por lo tanto, aumenta el consumo de energía y de agua.
  • Tener en cuenta el modo de ahorro de energía en los momentos en los que la lavadora no se usa, ya que hará que se apague automáticamente ante periodos sin usarse.

De esta forma conseguiremos un consumo de energía y agua más eficiente.

¿Tienes algún otro truco para ahorrar en la factura mientras lavas la ropa?

Imagen: https://computerhoy.com/

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*