Funciones y marcas

Funciones básicas de una nevera

Frigorificos de colores

Mira las instrucciones

Hola chicos. Me estoy dando cuenta de que cada día que pasa la gente tiene menos dinero para gastar en cosas. El frigorífico es un electrodoméstico imprescindible, así que las neveras baratas tienen mucho recorrido en estos tiempos de crisis.

Comprar una nevera barata va encaminado a no gastar mucho dinero, pero tenemos que tener presentes también otros factores. Los mismos son los siguientes:

Los frigoríficos baratos suelen ser blancos

  • Diseño: Que tengamos que comprar una nevera barata no quiere decir que renunciemos al diseño. El mismo vendrá determinado por los colores que puede tener una nevera. El más común en los frigoríficos baratos es el blanco, pero hay más opciones en el mercado. Además, están los vinilos para neveras. Nos ayudarán a que nuestro frigorífico barato se transforme en un verde prado o en una cerveza al pegarse en la puerta.
  • Espacio: Tenemos que medir muy bien el espacio que tenemos en la cocina para poder meter nuestra nevera barata. Esto es porque barata no quiere decir pequeña. Tendremos que ir con las medidas apuntadas a la tienda para encontrar la que mejor se adapte a las dimensiones que tenemos disponibles.
  • Capacidad: Va muy unida al espacio. Cuanto más ocupe una nevera barata, más alimentos le podremos meter dentro. La capacidad del frigorífico barato lo podremos ver en las especificaciones que tendremos expuestas en la tienda cuando vayamos a comprarla. Se expresa en litros y en caso de que no la tengamos visible, podemos preguntarle al vendedor por la misma.
  • Organización: Yo creo que es lo más importante en una nevera barata. Si la tenemos organizada, nos cabrán más alimentos. En ello, influye el número de estanterías que tenga la nevera. También influirá si tiene hueco específico para las botellas, aunque en las neveras baratas no suele ser común que lo haya. También tenemos que tener presente si cuenta con algún cajón para guardar el embutido o la fruta.
  • Garantía: No nos vamos a engañar. Rara es la nevera barata que no tiene algún problema con el paso del tiempo. Cuando vamos a comprarla, debemos preguntar cuál es el tiempo de garantía para poder saber cuál es el periodo en el que nos saldrán gratis las reparaciones de nuestro frigorífico de bajo coste.
  • Atención postventa: Es un criterio incluso más importante que todos los anteriores cuando vamos a comprar neveras baratas. Si tenemos un problema con nuestro frigorífico, queremos solucionarlo lo antes posible con la mejor solución. Las marcas de neveras baratas optan por centralizar su atención al cliente por teléfono o a través de sus perfiles en distintas redes sociales. Tenemos que preguntar a nuestros familiares y amigos la opinión que tienen de la marca antes de aventurarnos a comprar la nevera barata. También podemos optar por recabar opiniones en foros de internet.

Problemas que más ocurren

Las neveras baratas no suelen tenerlos, pero pueden tener un panel táctil con indicadores luminosos para controlar que todo va bien en nuestro frigorífico. Nos indicarán distintos problemas que puede haber en nuestra nevera.

Dejarnos la nevera un poco abierta es lo más normal del mundo. Cogemos una manzana y comenzamos a comérnosla, dándole a la puerta de nuestra nevera barata un ligero empujón. Consecuencia: no hemos cerrado el cajón de la fruta y la nevera se quedará abierta. Si somos observadores nos daremos cuenta enseguida y correremos a cerrarla, pero puede ser que tenga que ser el piloto correspondiente el que nos indique que algo pasa en nuestra nevera. Será cuando correremos a cerrar la puerta para que no se nos estropeen todos los alimentos que tenemos en ella.

Que nos dejemos la puerta abierta puede ser un descuido o puede ser señal de desgaste. La goma que hace ventosa para que la puerta se cierre bien puede estropearse y dejar de cumplir su función. Será el momento de que la cambiemos, ya sea llamando al servicio técnico (lo más recomendable) o por nuestra cuenta.

Las estanterías son la parte que más sufre en una nevera barata. Conforme vamos colocando peso en ella, van desgastándose. Llega un momento en el que se rajan y tenemos que cambiarlas para que puedan seguir soportando los alimentos. Lo mismo ocurrirá con los cajones para la fruta y el embutido. Además, ambos pueden ver mermado su color por el paso del tiempo, circunstancia que también hará que tengamos que cambiarlas.

La bombilla interior nos facilita que podamos escoger el alimento que queremos sin necesidad de dar ninguna otra luz. Lo ideal es que sea de LED para que sea más respetuosa con el medio ambiente. Cuando se funda, tenemos que cambiarla. Lo mejor es llamar a un electricista para que lo haga por nosotros.

Por último, está la peor avería de todas. Es cuando nos damos cuenta de que nuestra nevera barata no enfría. Será el momento de que le echemos un vistazo al motor de nuestro frigorífico. En un alto porcentaje de veces, habrá dejado de funcionar. Tenemos que actuar de forma rápida para que los alimentos que tenemos tanto en el frigorífico como en el congelador no se nos estropeen.

Todas las averías las puede cubrir el servicio técnico si nuestra nevera barata se encuentra todavía en periodo de garantía. En caso de que no lo esté, lo mejor es que tengamos contratado un seguro de hogar. Si no lo tenemos, nos tocará desembolsar una buena cantidad de dinero por la reparación o afrontar el coste de una nevera nueva.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*