Problemas técnicos

Los electrodomésticos que más consumen

electrodomesticos que mas consumen en casa

Te vamos a desvelar algún mito que no te esperabas. Y te vamos a contar cómo puedes ahorrar en tu cocina sin volverte loco. Los electrodomésticos ya son imprescinbles, pero para ahorrar no hace falta deshacerse de ellos. Te contamos lo que sabemos al respecto.

Cuando leas este post en un futuro, puede que el año 2017 te quede lejos. Pero si tienes buena memoria, recordarás que pasó a la historia de España como uno de los años en los que más se disparó la factura eléctrica. La luz se desorbitó, y los consumidores se lanzaron a por respuestas del tipo: cuál es el consumo eléctrico de los electrodomésticos. Había que bajar la factura como fuera, y el primer objetivo se encontraba en la cocina.

Efectivamente, el año 2017 sirvió -dentro de lo malo– para que muchos descubrieran que sus electrodomésticos eran capaces de ahorrar luz si los usaban correctamente. Alguno hasta se dio cuenta de que esa A, seguida de algunos +, significaba algo bueno para sus facturas.

La medalla de oro del consumo en el hogar

Pasan los años y nadie es capaz de destronar al frigorífico como el electrodoméstico que más consume. Según los datos ‘oficiales’, la nevera firma un 30,6% del consumo total dentro de las paredes de tu casa.

El TOP5 de los más consumidores lo completan más electrodomésticos de la cocina, y alguno que se cuela por el carril izquierdo:

  • En el global de consumo, la televisión se cuela como uno de los que más luz necesita para vivir. Según el IDAE, que es el intituto oficial que lleva la riendas de estos asuntos, se merienda un 12,2% de nuestra factura eléctrica.
  • De nuevo dentro de la cocina, la lavadora y el lavavajillas también podrían apropiarse de una de estas particulares medallas. Su problema es que no solo consumen luz, también agua y eso les lastra mucho, sobre todo teniendo en cuenta que muchas veces deben trabajar con agua a altas temperaturas.

Cómo ahorrar dinero en la cocina

Además de la televisión, lo cierto es que hay otros aparatos dentro de casa que no están en la cocina y consumen bastante energía. Es el caso del ordenador, que puede llegar a utilizar el 7,4% de la luz de tu casa.

Pero, siendo realistas, y viendo el ranking del IDAE, la cocina es -y tiene pinta de que lo seguirá siendo- el centro neurálgico del consumo. Además de los ya mencionados, el horno (8,3% de consumo) o, en menor medida, la secadora (3,3% del total) también aparecen en los rankings. Ciertamente, al final terminan apareciendo todos.

Lo bueno es que, como ya hemos adelantado, hay caminos que te permiten ser más ahorradores dentro de tu casa, y reducir así la factura de la luz. Lo primero de todo es recabar buenas opiniones de los electrodomésticos que tengas en el punto de mira. Las clases más eficientes lo son por una razón: consumen menos recursos. Y eso se termina notando en las facturas.

Toma nota de algunos consejos rápidos para conseguir gastar menos con tus electrodomésticos:

  • Controla las puertas: cada vez que abres la puerta del horno o la del frigorífico, les estás haciendo perder calor o frío. En el caso del horno utiliza la bombilla interior, y para la nevera ten claro antes de abrir qué es lo que necesitas de dentro.
  • El mantenimiento es muy importante: limpiar la parte trasera del frigorífico, comprobar las gomas de la nevera o de la lavadora, o mantener limpios los filtros de la propia lavadora o la secadora es fundamental. Aunque no la hayamos mencionado, la campana extractora también requiere mantener limpios los filtros para que no consuma más luz de la necesaria eliminando humos y olores.
  • En el caso del lavavajillas y de la lavadora, opta por los programas a bajas temperaturas. Más del 80% de la energía que gasta la lavadora la utiliza para calentar el agua. Y olvida el siguiente mito: los programas cortos NO son los que menos consumen (HAS LEÍDO BIEN, ALGUIEN TE LO DEBÍA DESVELAR). Olvida el prelavado en los casos que no sean necesarios y usa bien el detergente metiéndolo en el cajetín correspondiente del lavavajillas y dosificando bien el de la lavadora.
  • El microondas consume mucha menos energía que el horno, y es muy válido para muchas más cosas de las que el español medio piensa. Dale una oportunidad. Y en el caso del horno, planifica bien tus comida para intentar encenderlo y acometer varios platos a la vez. Y no olvides el famoso calor residual, sirve para recalentar algún plato, mantener caliente antes de sacar a la mesa o cocina una decena de recetas que no necesitan los 200 grados de un asado.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*