Tipos de frigoríficos

¿Cuánto gasta tu frigorífico?

gasto frigorífico

¿Qué parte de culpa tiene en la factura mensual?

Hola a todos. El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más energía consumen en los hogares. La Principal causa es que tenemos que tenerlo enchufado a la red eléctrica los 365 días y las 24 horas. Esto hace que casi el 30 por ciento del consumo del hogar lo realice el frigorífico.

consumo de nevera

Hoy dos grandes factores que determinan el consumo de la nevera.

  1. El tipo de frigorífico que tengamos instalado.
  2. El uso que hagamos de este electrodoméstico.

Una vez que conocemos los dos elementos que pueden modificar el consumo que realiza el frigorífico y, por ende, bajar la factura mensual de la luz, vamos a actuar.

A la hora de comprar un frigorífico debemos tener en cuenta, entre otros muchos factores, el consumo de energía que puede suponernos tener un frigorífico con ciertas características.

¿Cómo saber qué frigoríficos gastan menos?

Para saberlo basta con fijarnos en la etiqueta energética de estos electrodomésticos. En la actualidad puedes encontrar en el mercado distintos frigoríficos según su eficiencia energética.

En concreto, existen 10 tipos de frigoríficos según su consumo, Te encuentras con modelos que pueden pertenecer a los grupos A+++, A++, A+, A, B, C, D, E, F y el menos eficiente y que más consume: el grupo G.

Las etiquetas de eficiencia energética nos van a informar del grupo al que pertenece el frigorífico y de otras prestaciones del modelo en concreto. Las etiquetas están identificadas cada una de ellas con un color.

El consumo de los frigoríficos con etiqueta A es el más eficiente y los que tienen una G son los que más consumen.

Comparativa del consumo de frigoríficos de la clase A

A continuación tenemos las diferencias de gasto energético de un frigorífico estándar

  • A+: realiza un gasto de entre 42 € y 53 € al año en luz.
  • A++: hace un gasto en torno a los 37,50€ y 45 € al año.
  • A+++: llega a gastar entre 23,50 € y 34 € al año.

Los frigoríficos dentro del grupo con etiqueta energética A+++, son los modelos con mayor eficiencia energética del mercado, ellos pueden bajar el consumo del 30% a un 24% pudiendo realizar hasta un 76% de ahorro.

La diferencia entre escoger dentro de esta clase energética A es de escoger entre uno y otro grupo es que cada una de ellas disminuye un 10% el consumo que la anterior.

¿Cuánto consume un frigorífico clase B?

En términos generales, un frigorífico con esta etiqueta energética va a suponer un ahorro del 70%, un consumo del 65% y un consumo eléctrico del 507 Kilovatios hora. Si hablamos de dinero, esto supondría unos 76 € al año.

Comprar frigoríficos con etiqueta de eficiencia energética C o por debajo de esta clasificación no sería buena compra y podrías consumir hasta un 80 por ciento de nuestra factura solo con tener el frigorífico enchufado.

¿Cómo calcular el consumo de un frigorífico?

La clase de eficiencia energética la establece el índice de eficiencia energética. Este índice se calcula mediante una fórmula con dos parámetros. Ambos parámetros se expresan en Kwh/año.

AEc: el consumo de energía anual del aparato de refrigeración doméstico.

SAEc: el consumo de energía anual normalizado del aparato de refrigeración doméstica.

(Índice de Eficiencia Energética) EEI = AEc / S AEc * 100.

¿Cómo o qué podemos hacer para ahorrar?

Ya hemos visto que el tipo de frigorífico y su eficiencia energética nos pueden hacer ahorrar mucho dinero en consumo de energía eléctrica al mes. Pero el consumo también depende de otros factores, que en muchas ocasiones variarán debido, en gran parte, a nuestras actuaciones.

Trucos o ideas para ahorrar en el consumo del frigorífico:

  • Mantener la puerta cerrada lo máximo posible. No dejarse la puerta abierta mientras realizamos tareas con los alimentos fuera del frigorífico.
  • Mantener temperatura Uniforme. No introducir los alimentos muy calientes, ya que tendrá que enfriar más y consumirá más.
  • La limpieza del interior y exterior influye en el consumo. Mantenerlo limpio y en buenas condiciones. Sobre todo mantener la goma de la puerta siempre en buen estado.
  • Mantener la temperatura óptima en el interior. Cuanto más rebajemos la temperatura más subirá nuestra factura. Se recomienda mantener el frigorífico a 5 grados centígrados y el congelador a 18 grados centígrados bajo 0ºC.

Pensar en la ubicación del frigorífico. Aléjalo de hornos, cocinas y electrodomésticos que puedan emitir calor. Además un frigorífico necesita espacio, puesto que su motor y sus tubos necesitan estar ventilados.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*