Cocinas modernas

Consumo de una vitrocerámica y otros datos interesantes

Las placas vitrocerámicas son sistemas de cocción modernos de vidrio que emanan una fuente de calor gracias a la energía eléctrica que hace que los recipientes en los que se cocina se calienten. Los diferentes tipos de placas que existen en el mercado de los electrodomésticos actuales constituyen unos sistemas de cocción eficaces y precisos.

La zona de cocción utilizada en los hogares ha sufrido muchos cambios en los últimos años, tanto es así, que actualmente se cocinan los alimentos en zonas acristaladas, sin necesidad de hacer fuego, con las ventajas de seguridad y limpieza que ello supone. Las placas vitrocerámicas son un sistema seguro y limpio con el que puedes elaborar todos tus alimentos en tiempo récord y con las máximas garantías. Disponer de una vitrocerámica en la cocina grande y moderna de tu hogar, te reportará muchísimos beneficios.

Las placas vitrocerámicas convencionales calientan los alimentos en el interior de un recipiente con la ayuda de una resistencia y realmente calientan todo lo que pongas a su alrededor. Hoy en día, las más usadas son las vitrocerámicas Hi-light, con sus resistencias onduladas, son las más habituales por su eficiencia en comparación con el resto. Al hablar del consumo de una vitrocerámica de este tipo, podemos afirmar que independientemente del tamaño de la cocina en que se utilice, la misma generará mayor consumo energético si se le da más uso.

No obstante, desde hace tiempo conviven en el mercado las placas vitrocerámicas tradicionales y las de inducción. Por su aspecto pueden parecer iguales, pero su interior revela las enormes diferencias existentes entre ellas. Se puede afirmar con rotundidad, que el consumo de una vitrocerámica es mayor que el de una placa de inducción. Tanto usuarios, como expertos y profesionales del sector confirman que disponer de una placa de inducción en cocinas grandes y modernas, siempre va a suponer un mayor ahorro energético que una placa vitrocerámica.

Independientemente del tipo de placa que uses en tu cocina, siempre es de buena práctica seguir los siguientes consejos para llegar a conseguir un mayor ahorro energético a la hora de cocinar o calentar tus alimentos:

– Centra en el foco de calor, tapa y usa el recipiente más pequeño que te sirva.

– En las vitros normales, utiliza un fuego del mismo diámetro o menor que el recipiente y aprovecha el calor residual apagándola 5 minutos antes de terminar.

– Utiliza la vitrocerámica en las horas baratas de consumo si es posible, si dispones de tarifas compatibles con este procedimiento.

– Desconecta la vitrocerámica de tu hogar si no la vas a usar durante un tiempo.

 

 

 

 

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*