Categoría

Los mejores electrodomésticos

Los mejores electrodomésticos

Lavavajillas ¿para cocinar?

Cómo cocinar en el lavavajillas

Si has leído el título de este post y piensas que se me ha ido la cabeza estás completamente equivocado. Sí, hay gente que lo hace, por extraño que parezca, y te diré más, existe incluso algún libro que explica cómo cocinar en el lavavajillas.

La “culpable”, por decirlo de alguna manera, de que esta técnica se hiciese popular y de que haya muchas personas que ya lo hayan probado, y que incluso se hayan vuelto adeptos a cocinar de esta forma tan peculiar, es la bloguera Lisa Casali, autora del libro que te mencionaba, en el que además incluye varias recetas para poder preparar con tu lavavajillas, y que puedes encontrar sin problema en las librerías.

cocinar legumbre en el lavavajillas
Lo que no os puedo contar, es qué pasó por la cabeza de esta señora para que de repente un día se le ocurriese esta idea, que a priori a todos nos ha sonado descabellada la primera vez que lo hemos oído. Hay gente que tiene una capacidad innata para innovar cosas o también puede ser que tuviese mucho tiempo libre, y ya sabemos que las cabezas cuando no están ocupadas en otros menesteres, tienen ideas locas o por qué no, geniales.

Y os diré más, la sugerencia que Lisa nos da es que utilicemos nuestro lavavajillas para cocinar a la vez que lavamos los platos, para aprovechar así la energía y como dice el refrán “matar dos pájaros de un tiro”.
Esto sin duda aún puede generar más controversia puesto que ¿hasta qué punto puede ser higiénico cocinar a la vez que lavas tus platos o tus ollas sucias? ¿Se llenará mi comida de agua jabonosa? ¿Se pueden mezclar los alimentos con el jabón para lavar los platos?

Una técnica diferente de cocinado

Sin embargo, a pesar de todas las dudas o incertidumbres que esta técnica de cocina nos pueda generar, parece ser que muchas personas la han probado y por lo que he podido leer por ahí, la mayoría está contenta con los resultados. Eso, o quizá que las personas que no han quedado satisfechas con esta forma de cocinar, han contado menos sus experiencias.

Si eres de aquellos a quienes les gusta probarlo todo, te diré que para preparar cualquier receta en tu lavavajillas necesitas sobre todo (además de tener un lavavajillas, cosa obvia), contar con recipientes o botes herméticos, y a poder ser que sean de cristal. Aunque también se pueden utilizar bolsas de envasado al vacío. Esto es quizá lo más importante puesto que evitará que el jabón del lavavajillas pueda entrar en contacto con los alimentos. De hecho, si al abrir el electrodoméstico compruebas que el bote no era tan hermético como parecía en un principio y ha entrado algo de agua, tira inmediatamente esa comida que estabas preparando.

Los botes debes colocarse siempre en la parte superior de tu lavavajillas y es importante también el ciclo de lavado que elijas, ya que los lavavajillas suelen contar con varios programas que lavan a temperaturas diferentes.

Si llegados a este punto te estás preguntando qué tipo de alimentos puedes cocinar en tu lavavajillas te diré que la lista es bastante extensa: pastas, carnes, pescados, verduras, legumbres, incluso encontrarás seguro hasta recetas de repostería. En este post encontrarás sugerencias para preparar algunos platos con los que inciarte en esta técnica.

Ventajas e inconvenientes

Y como en todo, esta técnica diferente de cocinado cuenta con defensores y detractores, y ambos cuentan también con sus argumentos.

Desde mi modesto punto de vista os puedo contar de forma genérica las ventajas e inconvenientes que tiene cocinar de esta manera y tú decides si quieres probarlo, si vas a seguir haciéndolo en el caso de que ya lo hayas probado alguna vez, o quizá decidas no probarlo nunca.

Quienes defienden esta técnica aseguran que la principal ventaja es el ahorro energético, pero a su vez afirman que el calor que se genera en el lavado proporciona a los alimentos una textura especial y además se evitan los desagradables olores que se producen a veces cocinando ciertos alimentos de forma tradicional. También afirman que es una forma de cocinar higiénica, a pesar de hacerse al mismo tiempo que tus platos sucios se lavan, puesto que, al utilizar recipientes herméticos, los alimentos están totalmente aislados del agua sucia y de los restos de jabón.
También defienden la idea de que comer alimentos cocinados con esta técnica es mucho más saludable puesto que no contiene grasas ni aditivos.

Sin embargo, en el lado opuesto, los inconvenientes de cocinar en el lavavajillas también son importantes como para no tenerlos en cuenta. El principal inconveniente es que no todos los lavavajillas cuentan con programas específicos de temperaturas diferentes.
Un riesgo bastante grande de hecho, es que, al cocinar los alimentos a bajas temperaturas, como 50º, existen multitud de bacterias que sobreviven. De hecho, expertos en seguridad alimentaria se han llevado las manos a la cabeza al conocer esta curiosa técnica de cocinar, y nos aseguran que las temperaturas que se utilizan para cocinar con el lavavajillas no son suficientes para eliminar la salmonela o las toxinas que causan el botulismo.
Si aun así decides probarlo, te aconsejo que mantengas tu lavavajillas limpio y en buen estado para evitar problemas. Si quieres saber cómo puedes limpiar tu lavavajillas correctamente encontrarás más información aquí.

Los mejores electrodomésticos

¿Venden las marcas electrodomésticos online?

Comprar electrodomésticos online

Es innegable que internet nos ha cambiado la vida. Hace unos años era impensable todo lo que hoy día hacemos a través de la red y sin embargo en la actualidad nos parece algo muy normalizado.

Utilizamos internet para casi todo: operaciones bancarias, compras online, solicitar cita con nuestro médico, y un montón de cosas más. De todas ellas, el mundo compras es quizá el que se lleva la palma y es que los datos hablan por sí solos. Según los informes de la compañía RetailMeNot, las ventas por internet no para de crecer y en eso España va por encima de media de Europa. Existen tiendas online de todo tipo y por supuesto también hay tiendas online de electrodomésticos.

No vamos a negar que hay negocios online en los que hemos asumido que hacer la compra es algo habitual. De esta manera es muy frecuente utilizar una tienda online de un supermercado y no vemos ningún peligro ni riesgo en ello.

También es extremadamente habitual hacer compras online de ropa y ya existen muchas personas que rara vez pisan una tienda física, bien por falta de tiempo, o simplemente por la comodidad de comprar una o varias prendas con unos cuantos clics y después olvidarte durante un par de días hasta que te lo traen a casa. ¿Puede haber algo más cómodo?

Nos hemos acostumbrado a la comodidad de no hacer largas colas en las tiendas, y en la mayoría de los casos preferimos incluso evitar las aglomeraciones de gente de los centros comerciales. Entro en su tienda online, elijo, compro, y si cuando lo reciba no me gusta, no hay ningún problema, lo devuelvo y listo.

Sin embargo, todavía hay ciertas cosas, aunque cada vez menos, que nos da miedo, reparo, o nos genera más desconfianza comprarlas online. Es el caso por ejemplo de los electrodomésticos.

Comparando precios

Todavía hay muchas personas que a la hora de comprar un frigorífico, lavadora o cualquier otro electrodoméstico no se plantea en ningún momento comprarlo online, y acude directamente a una tienda física como se ha hecho toda la vida. Quizá podamos pensar que una de las cosas por las que la gente ser fía menos de comprar un electrodoméstico online, puede ser el precio. Está claro que el coste de un electrodoméstico es mucho mayor que el de unos vaqueros que también podemos comprar online, y por supuesto, aunque sabemos que internet es cada vez más seguro, nadie quiere exponer su dinero y muchas personas no terminan de fiarse.

Tienda online de electrodomésticos

Ante esto puedo deciros que, a la hora de comprar online cualquier producto, en este caso un electrodoméstico, existen muchas webs donde poder hacerlo. Sin embargo, como en todo, debemos desconfiar de aquellas que ya a priori no parezcan seguras.  En definitiva, mi consejo es que, a la hora de comprar un electrodoméstico en una tienda online, lo hagáis siempre en las tiendas oficiales de las marcas de confianza.

Por ejemplo, Bosch cuenta con una tienda online de electrodomésticos muy intuitiva y sencilla de usar ya que está perfectamente organizada por categorías. Y por supuesto, es una web totalmente fiable y que nos ofrece todas las garantías.

Comprar en la tienda online de Bosch es súper sencillo, solo tienes que seleccionar el electrodoméstico que quieres comprar y añadirlo a tu carrito. Una vez añadas el producto o los productos que quiere comprar, solo tienes que finalizar tu compra haciendo clic en el botón “Comprar” y elegir el método de pago. Un proceso realmente sencillo y totalmente fiable.

Ofertas y novedades

Además, las tiendas online de electrodomésticos tienen como todas las tiendas online, una política de compras. Cumplen unos plazos de envío que indican claramente en su web, normalmente en una información que añaden a pie de página. Cuentan también con un servicio de retirada del electrodoméstico viejo, al igual que si realizas la compra en una tienda física, y cuentan con un servicio de instalación del nuevo electrodoméstico. Y sí, por supuesto también tienen la posibilidad de devolver el aparato en caso de que tengas cualquier tipo de disconformidad una vez lo recibas.

Además, debes saber que comprar electrodomésticos online tiene ciertas ventajas. Está claro que la primera de ellas es la comodidad, pero además estas tiendas están abiertas las 24 horas del día, a veces es frecuente encontrar ofertas y precios más bajos que en algunas tiendas físicas, y como colofón, te lo llevan hasta tu casa, con la instalación del aparato incluida, ¿se puede pedir más?

Los mejores electrodomésticos

Qué tiene que tener tu secadora ideal

Opiniones sobre secadoras de ropa

La compra de una secadora, y de que cualquier electrodoméstico, no es un asunto que deba dejarse en manos del azar. Tiene que ser una compra razonada, en base a tus necesidades y la forma que tienes de usar cada aparato. Y no pierdas de vista otra variable importante de este proceso: lo que dicen los demás acerca de un electrodoméstico sobre el que has puesto tus ojos. Si lo que quieres es una secadora, ¿has pensado en leer opiniones sobre secadoras de ropa en la red?

Solo así descubrirarás la que de verdad va a resolver tus problemas. Y es que en la era del ‘todo online’ se puede encontrar cualquier cosa plasmada en internet. Y las experiencias de uso te aproximan (aunque no siempre en su totalidad, por aquello de las opiniones interesadas), a la que puedes tener tu en casa. El caso es que a una secadora de ropa le puedes pedir muchas cosas, pero si quieres dar con la ideal, con la que siempre te sacará de los apuros, hay varios aspectos a tener en cuenta:

El espacio de la secadora

Lo más común es optar por una secadora de carga frontal, que son las que ocupan 60 cm de ancho. Pero cuidado, aunque no todos los fabricantes las tienen, en el mercado hay opciones de menor tamaño. Si es lo que quieres, tendrás que recurrir a la carga superior, que ocupan bastante menos espacio. Si no es lo que buscas, las secadoras de 60 cm se puede instalar en pareja con la lavadora en forma de columna para ahorrar una cantidad importante de espacio. Cualquier de las grandes marcas punteras del mercado te permiten hacer este tipo de instalación gracias a sencillos accesorios de unión.

Qué recomiendan los usuarios

La capacidad que necesitas

Si lees en la red opiniones sobre secadoras de ropa, en muchos casos te puedes topar con usuarios descontentos que tienen problemas con este aspecto concreto. Lo normal, aunque no obligatorio, claro, es que la capacidad de la secadora sea similar a la de tu lavadora. La explicación es sencilla: no tiene mucho sentido lavar, por ejemplo, hasta 8 kilos de ropa y luego tener una secadora con un tope de 6 kg. Es evidente que nunca vas a poder secar una colada completa con estas diferencias de carga.

Por lo tanto, tu secadora ideal debe tener una capacidad acorde a tus necesidades de lavado. Existen cálculos aproximados a este respecto que habla de que un hogar que seque menos de cuatro veces a la semana se puede arreglar con un modelo de 6 kg, mientras que aquellos que ponen a secar la ropa más de seis veces a la semana sí que necesitarán un modelo de carga máxima. ¡Cuidado! Cuando cargues la secadora no olvides que un buen consejo es no realizar la carga máxima para que la ropa ‘respire’ en el proceso y los resultados sean más efectivos.

Sus programas

Cualquier función o característica de una secadora se tiene que adaptar siempre a la persona, y no al revés. Es decir, en este caso si estás eligiendo la que será tu futura secadora tendrás que asegurarte de que cuenta con programas y funciones verdadaremente útiles para ti. Por ejemplo, si eres de esos que odia la plancha, puedes elegir un modelo de secadora con programas que te dejan la ropa en el punto óptimo de humedad, o incluso que utilizan algo de vapor para que apenas sea necesario utilizarla. ¿Vives con prisa? Entonces lo más oportuno sería revisar opiniones sobre secadoras de ropa que cuentan con programas rápidos, y que en apenas 40 minutos tienen lista la/s prendas que necesitas en un momento determinado. Cada marca los bautiza de una manera, como es normal, pero si -por ejemplo- tu secadora ideal es de la marca Siemens, tendrás que buscar los modelos que tienen el programa Express 40.

Eficiencia energética

Se puede renunciar a vivir sin programas de secado rápido, aunque, las cosas como son, facilitan mucho las tareas diarias. A lo que no se puede renunciar a estas alturas es a tener la secadora más eficiente posible. La mejor secadora debería serlo, sin excusas. “Decantarnos por un modelo eficiente, de bajo consumo y más respetuoso con el medio ambiente, hará que nuestra factura no se dispare”, explican desde electrodomésticos Siemens. A día de hoy, en el terreno de la eficiencia energética hay una tecnología que destaca por encima del resto: las secadoras con bomba de calor. Han conseguido rebajar sustancialmente el consumo energético, situándose en una calificación A++, que puede suponer un consumo de hasta un 50% menos que las secadoras de clase B.

En palabras de Siemens: “Una secadora de clase B consume una media de 521 kw/ año, frente a los 207 kw/ año de una secadora de clase energética A++. Esto supondría un ahorro de más de 0,50 céntimos en cada ciclo. Si contamos 160 ciclos al año, que es la medida habitual, nos sale un ahorro anual de 90 euros al año respecto a una secadora normal”. Y es cuando se pone el dinero por delante todo se entiende mucho mejor.

Los mejores electrodomésticos

Trucos para un secado de la ropa perfecto

Opiniones sobre secadoras de ropa

Para las zonas húmedas, pero también para los más perezosos con las tareas del hogar, tener una en casa es fundamental. ¿Que opiniones hay sobre secadoras de ropa en la actualidad? ¿Ha cambiado la concepción de las mismas? Pensamos que sí y te explicamos los motivos. De hecho, cuando acabes este artículo seguro que no te sentiras tan mal por comprar una secadora de condensación. Lee y lo entenderás.

Seamos sinceros, una secadora de ropa es el elecrodoméstico preferido para los que odian las tareas del hogar. Evitar ese incómodo momento de darte cuenta de que ha terminado la colada y que toca tender. Y si es invierno y hay que asomar la cabeza a la calle para poner las pinzas, con más razón todavía. Evitar el tendedero es una maravilla, pero tiene muchas más cosas: como el cuidado de la ropa, que es ejemplar. Y hay más cosas buenas, en comparación a otras épocas: ahora puedes elegir una secadora con bomba de calor o comprar una secadora de condensación. Estos últimos modelos a veces quedan demasiados eclipsados por los de bomba de calor, pero su eficiencia y utilidad también es digna de tener en cuenta.

La secadora, por lo tanto, hace un trabajo impagable, pero con un poco de ayuda puede hacerlo todavía mejor. Por ejemplo, si vas a usar la secadora cobra todavía más importancia el centrifugado de la ropa. No es que haya que quitar méritos a la secadora, es que así simplemente se acortan los programas, reduciendo directamente el consumo de energía. Pero los consejos para ahorrar energía no se detienen ahí: si respetas la carga máxima de cada programa, solo tendrás buenas noticias. Y es que no hacerlo supone alargar innecesariamente cualquier programa de secado, y eso implica consumir más electricidad para intentar que toda la ropa salga seca.

En muchas ocasiones, cuando se leen opiniones sobre secadoras de ropa se habla de un consumo excesivo cuando, en realidad (o al menos en algunas ocasiones) el problema real es que no se siguen unas pautas básicas, que no dejan de ser los trucos para un secado perfecto. De ahí que los consejos anteriores, y los que vienen a continuación, cobran especial importancia. ¿Sabías que la secador tiene que estar en una estancia ventilada y con la entrada de aire libre? Es fundamental para el intercambio del propio aire que necesita para funcionar.

Otros consejos básicos directamente relacionados con el consumo:

  • Es necesario retirar periódicamente las pelusas que se acumulan en el filtro de la secadora. Esta operación hay que hacerla después de cada uso, ya que la acumulación provoca un aumento del consumo energético, alargando los tiempos de secado. El procedimiento, en realidad, es muy sencillo: solo hay que extraer el filtro (situado en la puerta) y, en un primer momento, eliminar las que haya en la cavidad evitando que no caigan en la caja; a continuación limpia las dos partes que forman el filtro con agua corriente caliente y vuelve a colocarlo en su sitio.
  • Parece lógico, pero también es necesario que, en caso de no tener conexión a desagüe, vaciar el recipiente del agua condensada.
  • Si tienes una secadora con condensador autolimpiante no hará falta que te preocupes por las pelusas que van a parar ahí. Se limpian solo durante el ciclo de secado usando para ello el agua condensada que se genera.

Así deberías preparar la colada

Igual que sucede con la lavadora, la forma de organizar la ropa para secarla es realmente importante. Lo primero y primordial es retirar de los bolsillos cualquier tipo de objeto que haya dentro. Y a continuación seguir los siguientes consejos:

  1. Cierra cremalleras, abotona camisas y abrocha corchetes.
  2. Las prendas muy pequeñas las puedes secar con otras de mayor tamaño. Por ejemplo, los calcetines con toallas de ducha.
  3. Las prendas sintéticas no deberías secarlas en exceso, ya que tienen a generar muchas arrugas. Y muchas arrugas es sinónimo de tener que abusar de la plancha.
  4. La mayoría de los (buenos) modelos que hay en el mercado vienen equipados con ciclos especiales que inyectan vapor y evita la formación de arrugas excesivas.
  5. Cuidado con las prendas que pueden encoger en un primer secado. Si piensas que esto puede suceder, opta por un un programa para ropa delicada. Para no sufrir un imprevisto de este tipo, lo mejor es fijarse en las etiquetas de la ropa.
  6. Evitar los lios de ropa para un secado óptimo. Es decir, coloca la ropa a conciencia, no la metas en la secadora tal como sale de la lavadora.
  7. No mezcles tipos de prendas que necesitan diferentes intensidades de secado. Por ejemplo, si mezclas prendas finas con otras que tengan varias capas necesitarán dos tipo de secado, y al final habrá uno de los tipos que saldrá perdiendo.

“Es recomendable dividir la ropa según su peso: las prendas más livianas se secan más rápido y las pesadas tardan más” (OCU)

Los mejores electrodomésticos

Lavadoras-secadoras: todas las funciones en una

Opiniones sobre lavadoras Siemens

¿Quien ha dicho que la falta de espacio en una casa tenga que ser necesariamente un problema? Actualmente hay soluciones para casi todo.

Tener una casa pequeña no puede ser un problema para contar con los mejores electrodomésticos, y por eso nacieron en su momento aparatos reformulados que cubren todas las necesidades pero saliendo de lo habitual. Los hornos compactos, que en solo 45 cm de alto tienen todas las funciones de un modelo de dimensiones tradicionales, pueden ser un ejemplo perfecto. Con las lavadoras-secadoras se hizo algo parecido pero diferente a la vez: en el mismo tamaño que ocupa una secadora o una lavadora de toda la vida se fusionaron las prestaciones y las ventajas de ambas opciones, pero ocupando el hueco solamente de un solo aparato.

La doble funcionalidad de este electrodoméstico es precisamente su mayor virtud: puedes lavar y secar una cantidad importante de ropa sin necesidad de hacer dos procesos. Eso sí, es importante tener en cuenta que las lavadoras con función secado (en función de la marca) pueden lavar una cantidad concreta de ropa, pero para secar disminuye la cifra. Es decir, por simplificar: pueden lavar hasta siete kilos pero seca únicamente cuatro. Un dato que no se debe pasar por alto a la hora de hacerse con uno de estos modelos, puesto que no se trata de un dato unificado.

Al respecto de este último dato, cada marca es un mundo. Bosch, por ejemplo, tiene en su catálogo uno de los modelos más avanzados a este respecto: el modelo Wash&Dry se ocupa de lavar hasta diez kilos de ropa o de lavar y secar (del tirón) seis kilos. Una cantidad que no muchas marcas pueden ofrecer. “Como lavadora, dispone de todos los programas y funciones con una capacidad de hasta 10 kg de ropa. Como secadora, la función secado permite meter la ropa y, al finalizar el ciclo, tendrás la colada limpia y seca”, revelan en una nota de prensa emitada por Bosch. Y si encima tienes prisa existe un programa para hacerlo en tan solo una hora.

Ahorra espacio en tu hogar

El diseño, la decoración o la cantidad de espacio disponible en una casa son conceptos que cada vez se cuidan más. Si bien hace no mucho tiempo la falta de espacio podía representar un problema para determinar todo lo demás, ahora ya no lo es. Es en este contexto en el que se enmarca otra de las utilidades principales de una lavadora-secadora: cuando la tienes estás ahorrando el espacio que ocuparía uno de ellos. Pero, ojo, no solo el espacio de un electrodoméstico: también el de un tendedero. No todo el mundo cuenta con este complemento en casa, y su ausencia se corrije en muchas ocasiones instalando uno de interior. Y solo aquellos que lo han tenido saben de verdad la cantidad de espacio que ocupa.

Otro punto muy importante es el consumo; las lavadoras-secadoras han mejorado mucho su eficiencia energética, poniendose a la cabeza de la competición con modelos bastante eficientes y calificados como A o superior. Ahora bien, también es cierto que consumen más recursos que una lavadora convencional. ¡Pero! Así no es como se debe analizar el dato. Cuando te digan esto último lo que deberías responder es que siempre consumirá menos que la suma de una lavadora y una secadora por separado.

En los electrodomésticos la mitad no tiene que ser siempre lo mejor: un lavado a carga completa siempre sera mejor que dos a media carga.

¿Y las preocupaciones?

Este electrodoméstico también tiene algunas ventajas indirectas: no tienes que estar mirando continuamente al cielo. Te da exactamente igual que llueva o haga sol. Por lo tanto, la meteorología pasa a un segundo plano y consigues otra ventaja indirecta: puedes poner una colada por la noche, porque no tendrás que estar pensando en tender cuando termine. Si lava y seca, tendrás la ropa preparada a la mañana siguiente esperando para ti.

Los mejores electrodomésticos

¿Las mejores lavadoras son las i-DOS?

Lavadoras i Dos, las mejores

Hay una razón muy concreta por la que pensamos que estas lavadoras puedes ser las mejores para cualquier usuario.

Este asunto de la mejor lavadora se podría resumir fácilmente en que la mejor es aquella que cubre tus necesidades. Sin más complicación que esa. Porque la elección siempre va a ir en función de unos aspectos propios del usuario. Lo más normal, por ejemplo, es que una persona que vive sola y no tiene grandes cantidades de ropa que limpiar no necesite un monstruo que lava sin pestañar una colada de 9 kilos. Ojo, que igual sí la necesita. De ahí la afirmación de que la persona tiene que ponerse delante de las características de una lavadora concreta y determinar si con ese modelo conseguirá una colada perfecta.

De todas formas, en el título hablamos de las lavadoras i-DOS. Así han bautizado algunas marcas (vease Siemens o Bosch) las lavadoras que dosifican automáticamente el detergente y el suavizante. Y lo hacen teniendo en cuenta todos los aspectos concretos que afectan a una colada: el peso, el tipo de tejido, el nivel de suciedad y la dureza del agua de tu zona. Así utilizan solo la cantidad de detergente requerida y no se consume nada de más: ni agua, ni producto, ni electricidad.

El artículo se titula así porque puede que las lavadoras i-DOS sí sean las mejores para miles de personas. ¿Por qué? El motivo es muy concreto: usar la cantidad de detergente y de suavizante correcto siempre ha sido una misión imposible. La técnica se podía pulir con el tiempo, pero la cantidad milimétrica siempre ha sido un misterio. ¿Cuántas veces has tenido en cuenta la cantidad de suciedad de las prendas, el tipo de tejido o los kilos de ropa que estabas metiendo en el tambor? No es la intención ser atrevidos, pero diríamos que nunca. Así pues, las lavadoras i-DOS solucionan una problemática muy concreta que todo el mundo sufre, sin tener en cuenta las necesidades exactas de lavado.

“La dureza del agua también afecta a la dosificación del detergente”

Tecnología de última generación

Al final, comprar una lavadora con dosificación automática es dejar en manos de la tecnología la resolución de un problema que tenía una familia numerosa o una persona que vive sola. El funcionamiento de una lavadora i-DOS es relativamente sencillo: en el cajetín se encuentran dos depósitos para que el usuario los rellene con detergente y suavizante. Tienes a tu disposición más de 1 litro en el deposito del primero de ellos. Así lo que te aseguras es que durante 20 lavados no tienes que preocuparte por dosificar manualmente ambos productos. Aunque puedes hacerlo si quieres, porque estos modelos de lavadora incorporan un tercer depósito que sirve para esas coladas en las que se lavan prendas más delicadas como las de color negro, por ejemplo.

Hablar de i-DOS o de dosificación automática es, sin lugar a dudas, hablar de la mejor tecnología aplicada a las necesidades del hogar. En este caso no importa tanto la marca de la lavadora como la propia función. Con esa tecnología que incorporan se puede analizar la cantidad de ropa (no es lo mismo el agua y el producto para 6 kilos que para 8 kilos de ropa), el tipo de tejido (porque unos jeans no son lo mismo que prendas de seda, por ejemplo) o el grado de suciedad de lo que quieres lavar (y es que no es lo mismo la ropa sudada del gimnasio que las prendas laborales). Los sensores de la lavadora en cuestión juntan todas estas variables es una sola para determinar cuánto detergente es necesario, cuánto suavizante hay que utilizar y la cantidad de agua precisa.

Las ventajas son importantes

  • Más de una vez se ha repetido la máxima de que los electrodomésticos deben tener la misión irrenunciable de poner las cosas muy sencillas. La dosificación automática es la máxima expresión de esta frase, porque la comodidad de olvidarse del detergente durante 20 lavados es increíble.
  • Gracias a esta función puedes ahorrar hasta un 30% de lo que gastas en detergente y suavizante. Puede que a simple vista no parezca mucho dinero, pero empieza a sumar los otros ahorros que consigues con este tipo de lavadoras.
  • Puede que lo más importante de todo sea el caracter medioambiental que tienen las lavadoras i-DOS: se puede ahorrar hasta 7.000 litros de agua al año, según un estudio del instituto de ciencias aplicadas WFK. ¿Por qué se ahorra tanta agua? Porque cuando se usa el detergente adecuado a cada colada, no se genera más espuma de la que una lavadora puede gestionar, provocando así la eliminación de los aclarados adicionales.
  • Por cierto, usando la cantidad exacta de detergente también se consiguen suprimir esas incómodas manchas de la ropa que nadie sabe nunca de donde han salido.

¿Crees que las lavadoras con dosificación automática son las mejores del mercado?

Los mejores electrodomésticos

Hornos muy recomendables

Comprar el mejor horno

Al final, se puede decir de casi todos los electrodomésticos pero, verdaderamente, el nivel al que han llegado los hornos en el momento actual es sencillamente espectacular. Gracias a las funciones y a las prestaciones de hoy en día la cocina profesional ha desembarcado en tu cocina, poniendo al alcance de la mano algunos elementos que hasta hace bien poco solo eran terreno de los profesionales. Hablamos, por ejemplo, de los hornos multifunción o de los hornos de vapor. Elegir el mejor horno puede ser una tarea entretenida, ya que hay muchos aspectos sobre los que decidir.

Como sucede con todos los electrodomésticos, al final el mejor horno es el que más se ajusta a tus caracteristicas como cocinero/a. Si eres un amante de la cocina al vapor, ya te hemos adelantado alguna opción. En cambio, si eres más versátil entre fogones puede que te interese alguno de los que funcionan con opciones múltiples, combinando vapor, microondas y horno tradicional. Lo más importante es reconocer que el horno le aporta a determinados platos un toque que otros no consiguen. Por eso se llama ‘asado’, por ejemplo.

Ahorrar tiempo, dinero y unos resultados óptimos es lo que buscas acertando con la elección de un horno. Pero hay otros aspectos que se deben valorar, es posible que el mejor horno para tus necesidades sea uno con microondas porque normalmente no tienes mucho tiempo para cocinar. La falta de tiempo también puede ser un problema en el terreno de la limpieza, y para echar una mano en ese aspecto se inventaron los hornos pirolíticos. Lejos de lo más íntimamente relacionado con la cocina, está el tamaño. Antes solo había una opción: hornos de 60 cm. Seguro que había alguna más, pero solo es una forma de hablar.

Hornos muy recomendables

El caso es que hornos como el Bosch HBA74S461E o el Siemens HB74AR521E son hornos que, por una razón o por otra, están en los listados de los mejores del mercado. Y lo están porque entre sus prestaciones figuran algunas de las funciones y prestaciones que ya hemos destacado, y otras tantas que hacen considerarlos una opción fetén para tu cocina.

Todos ellos tienen una calificación energética A. A pesar de que algunos hornos llegan a la calificación A+, no es sencillo fabricar hornos de categoría superior. Y es que las altas temperaturas que alcanza un horno, porque están fabricados para eso, no lo ponen muy fácil. No obstante, usándolo con cabeza y utilizando las funciones correctas en cada momento, se puede ser bastante eficiente con este electrodoméstico. Solo hace falta, por ejemplo, hornear varias recetas a la vez o no utilizar el precalentamiento si la receta no lo exige.

El modelo mencionado de Bosch está encuadrado dentro de la categoría de pirolíticos. Los hornos con esta prestación se limpian automáticante alcanzado los 500 grados. De esta forma, los restos de comida y bacterias se convierten en ceniza y solo hay que retirarla con un paño. Al hilo de la eficiencia, aunque la pirolisis alcance los 500 grados para dejar el horno como una patena, hay que señalar que es un proceso que apenas cuesta 49 centimos de euro y que, obviamente, no debe hacerse después de cada uso.

Puede ser un horno perfecto porque… tiene un sistema de calentamiento 3D profesional que permimte hornear simultáneamente en 3 niveles para unos resultados espectaculares. El asado perfecto que dirían algunos.

El horno HB74AR521E de Siemens no solo tiene pirólisis, también es multifunción. Además del sistema de horneado tradicional también se puede usar la función de aire caliente, que distribuye mejor el calor en el interior. Por si fuera poco, el Modo Eco de aire caliente de los hornos Siemens prometen consumir hasta un 30% menos de luz que un horno calificado como A. Según la marca, el Modo Eco se ha ideado con un “control de temperatura” que optimiza en cada momento el consumo de energía.

Puede ser un horno perfecto porque… la función Sprint pone las cosas todavía más sencillas. Es una opción de precalentamiento rápido, que lo lleva a 175 grados en tal solo 5 minutos y, al parecer, sin aumentar por ello el consumo energético.

 

¿Cuál es la función del horno que más te gusta para cocinar cuando lo necesitas?

Los mejores electrodomésticos

Lavar a mano o a máquina ¿qué es mejor?

Ventajas de lavar en lavavajillas

Que utilizar un lavavajillas es más barato que lavar los platos a mano es un hecho demostrado debería estar fuera de toda duda, pero el caso es que todavía a estas alturas hay gente que se plantea el dilema.

Los datos al respecto no pueden ser más claros, y defienden objetivamente una opción concreta: el lavavajillas. No obstante, antes de que te formes una opinión concreta debes conocer una serie de asuntos concretos. Vamos con ellos.

En cuanto al consumo del lavavajillas, los datos apuntan a que  necesita entre nueve y diez litros de agua para una limpieza normal, del día a día. Solo 9 litros. ¿Te has parado a pensar cuántos litros se supera esta cantidad cuando lavas a mano? Sí, evidementemente un lavavajillas tiene que estar conectado a la red electrica pero, atento que vamos con la munición pesada:

  • Puedes tener los electrodomésticos de casa conectados a un sistema de autoconsumo.
  • Para fregar con total seguridad se necesita agua caliente (que no vas a obtener gratis de tu fregadero), por lo tanto vas a gastar o con una caldera o un calentador eléctrico.
  • Además los lavavajillas ya cuentan con motores de alta eficiencia que hacen que su consumo eléctrico sea reducido.

Como puedes ver, hay razones de peso para apoyar la utilización de un lavavajillas. Para seguir desmontando los mitos del uso de esta máquina hemos cogido la etiqueta energética de un lavavajillas Neff al azar (vale, lo reconocemos, ha sido el primero de la lista) y este es el dato: el modelo en cuestión consume -aproximadamente- 234 kWh anualmente. Hay que matizar “aproximadamente” porque las mediciones de uso de cualquier electrodoméstico se hacen con unos ‘estándares’, puesto que es imposible como lo usa cada habitante de este mundo.

El caso, que nos desviamos, si un lavavajillas consume 234 kWh al año, teniendo en cuenta el precio más común de la luz en España (unos 0,13€) esto sería lo que consume un lavavajillas en 365 días: 30,42€ en concepto de factura eléctrica. (Importante: el lavavajillas elegido al azar es de categoría A+++). Lo mejor es tener siempre los electrodomésticos más eficientes, porque acabas ahorrando dinero, pero para aquellos más excepticos, que podrían decir que bajar de categoría eficiente sería un cataclismo, el modelo DFN16420X de Beko es A+ y consume 299 kWh al año, lo que supone 38,87€. Tú mismo puedes hacer la resta.

El detergente, como siempre en el punto de mira

Siempre has visto el detergente como algo inofensivo. Cuando lavas a mano, echas el jabón en el salvauñas sin remordimientos, pensando que todo va bien. Pero todo ese detergente se vierte por las tuberias. El impacto sobre el medio ambiente, me dirán algunos, no es comparable al de una gran industria, pero no podemos ser ajenos a nuestra huella en el planeta, por mínima que sea.

Cuando lavas a mano, pierdes por completo la cantidad de detergente que debe usar para la tarea en cuestión. E incluso en muchas ocasiones tienes que volver echar jabón para terminarla. Esto no ocurre con los lavavajillas, y se trata de otro aspecto indiscutible: este electrodoméstico tiene dispuesta una bandeja específica para que deposites el jabón, y utiliza el necesario. Si respetas la dosificación indicada por los fabricantes, contaminarás lo mínimo imporescindible.

Eso sí, cuando la gente aporta sus opiniones sobre lavavajillas y su consumo muchos argumentan que no hace mucha espuma, o incluso que hace mucha: recuerda que el detergente debe estar en el depósito correspondiente. Si lo pones directamente en la cuba, por ejemplo, se disolverá con el prelavado y la vajilla no saldrá todo lo limpia que quieres.

Pros y contras

Evidentemente, si analizamos todo este asunto lo más a fondo que alcanza nuestro conocimiento, llegamos a la conclusión de que no hay una verdad universal. Es cierto que lavar en lavavajillas es más beneficioso en términos de consumo de agua y electricidad. Vale como muestra el estudio del que hablan en este artículo. Ya en 2008 se monitorizaron 155 viviendas de la Comunidad de Madrid que siguieron un sencillo protocolo: los dos primeros meses del estudio tenían que lavar los platos a mano y depués en el lavavajillas eficiente que les instalarian para el estudio. Las conclusiones y el recorrido del estudio lo puedes ver en el enlace anterior, pero el caso es que, “una vez instalados los lavavajillas, el consumo de agua en el fregadero de los hogares analizados se redujo a 54,2 litros diarios, que representan el 15,9% del total”, aseguran desde el diario El País.

Pero, fabricar los lavavajillas también deja una huella de carbono. Cierto. Y no lo podemos obviar. Organizaciones como Ecologistas en Acción apuestan por lavar los platos a mano con detergentes ecológicos y usando el grifo solo lo imprescindible. Aseguran que la fabricación y el reciclaje de los electrodomésticos no es un proceso inocuo. Y no lo es, claro.

No obstante, el mundo ha cambiado mucho en los últimos años, y los fabricantes defienden que las mayores cifras de impacto ambiental se producen en el ciclo de vida de los electrodomésticos, y que por ello se esfuerzan en crear los más eficientes. Si queréis tener más datos al respecto, y poder decidir en base a vuestras propias opiniones, estos son los datos de BSH acerca de su responsabilidad con el medio ambiente en este sentido.

Los mejores electrodomésticos

Frigos de colores para tu cocina

VarioStyle de Bosch

Eso de tener un frigorífico de un color único ha pasado a mejor vida. Debes seguir leyendo si no te lo crees. 

No los busques en las tiendas porque no los vas a encontrar. Te hablamos de los frigoríficos VarioStyle, que se van a convertir en una auténtica revolución en la cocina porque en un solo electrodoméstico te permiten tener más de una decena de combinaciones de colores. ¿Como lo han conseguido? Gracias a la puerta, que es intercambiable. Y lo más importante de todo: es fácilmente intercambiable.

Hasta la primavera de 2018, los interesados en dar un toque extra de color a la cocina tenían 13 colores disponibles. A partir de esa fecha, Bosch informó que pondría a disposición de los clientes cinco colores más, aunque mientras estas líneas se escriben no se había desvelado el secreto.

La opcion de tener hasta 18 colores disponibles para el frigorífico (18 desde la primavera de 2018, insistimos) no hace otra que responder a las necesidades de los consumidores. Las tendencias en diseños de cocina han desterrado lo más tradicional en este sentido, y las cocinas que se limitaban al blanco en los electrodomésticos y al gris/negro en las placas, o puede que el horno y la campana pasó a mejor vida. Ya lo hizo cuando se popularizaron los electrodomésticos en acero inoxidable, que pusieron la primera piedra para cambiar la concepción de la estancia central de la casa.

Ahora se pueden tener cocinas que se salen de esos estándares. No hablamos solo de los frigoríficos VarioStyle, hablamos de las líneas de electrodomésticos de otras muchas marcas como pueden ser Balay, que ofrece cocinas totalmente coordinadas en tres colores con su Serie Cristal, o LG, que hace mucho sacó de sus tope de gama el color blanco.

¿Es sencillo cambiar la puerta de un frigorífico VarioStyle? Hemos de decirte que sí, que lo es. Una sola operación es necesaria, ni tan siquiera hace falta que saques la caja de herramientas del trastero. Solo hay que coger la puerta desde la parte inferior, levantar hasta que se suelta y colocar la del color que quieres. Importante: cuando compras el frigorífico no vienen incluidos los 13 colores. Si quieres cambiar de puerta, obviamente tienes que comprar el color adicional que te cuadre más con la decoración de la cocina.

“Podrás elegir un mismo color para el frigorífico y el congelador, o combinar un tono distinto para cada uno” (Bosch)

Tecnología VitaFresh

En muchas ocasiones, multitud de usuarios asocian algo moderno e innovador con menos calidad. Deben pensar que todos los esfuerzos de la marca en cuestión se han ido en los ‘colorcitos’ de la puerta. Y, evidemente, nada más lejos. Que algo se salga de lo habitual no quiere decir que deba ser peor por sistema.

En el caso concreto de los frigoríficos VarioStyle, cuentan con la tecnología VitaFresh de Bosch. En principio, en lo menos tangible que puede ver el usuario se puede aumentar la capacidad de almacenamiento y además hacerlo con más eficiencia energética y menos ruido. Lo del ruido está comprobado que es así. Para poder certificar que el consumo es más reducido, haría falta usar de forma continuada en el tiempo este modelo. Y todavía no hemos podido hacerlo. Importante: estos frigoríficos se iluminan mediantes LEDS. Y eso ya es un buen inicio en este sentido.

Destacar de los firgoríficos VitaFresh los cajones específicos para guardar la carne/pescado y frutas/verduras por otro lado. Como alcanzan una temperatura óptica y concreta de conservación, es posible almacenar estos productos frescos y conservarlos en las mejores condiciones hasta el doble de tiempo de lo que se consigue con los cajones tradicionales.

Otro punto a favor que nos gusta mucho, y que las marcas están empezando a popularizar: las bandejas extraíbles. Se pueden sacar de su sitio, emulando a lo que harías con la bandeja de un horno, y así accedes a todos los alimentos con mayor facilicidad. Se acabó eso de meter el brazo hasta el fondo para coger lo que necesitas.

Servicios exclusivos de Bosch

Como ya te hemos avisado en las primeras líneas, los frigoríficos VarioStyle no los vas a ver expuestos en las tiendas de electrodomésticos. Por el momento, y es que todo es susceptible de cambiar, la comprar solo se puede realizar online. Pero hacerlo a través de internet trae muchas ventajas en este caso: Bosch, al igual que el resto de marcas de BSH, ofrece al cliente que compra onlin un interesante paquete de servicios incluidos en el precio. En concreto consigues todo esto:

  • Te llaman para quedar y recibir el frigorífico.
  • Evidentemente lo dejan instalado y listo para funcionar.
  • Se lleva el embalaje y si quieres el frigo viejo.
  • Aumentan la garantía de 2 a 5 años.
  • ¡Te lo envuelven para regalo!
Los mejores electrodomésticos

La era del vapor

Ventajas de los hornos de vapor

Los hornos de vapor ya forman parte de los hogares, y son una herramienta envidiable porque combinan todo lo bueno del vapor con lo mejor de los hornos tradicionales.

Has visto evolucionar a los frigoríficos para conservar mejor los alimentos; a los microondas para hacer algo más que calentar el “vaso de leche y a dormir” y a las lavadoras y secadoras para dejar la ropa que, en algunas ocasiones, parece nueva. Todos los electrodomésticos han evolucionado en los últimos años. En el caso de los hornos, ya no son solo hornos. Ahora hablamos de hornos de vapor, hornos multifunción, etc. Una nueva dimensión para la cocina.

¿Sabes todo lo que te aporta la cocina con vapor? Muchos ni se lo han planteado, pero el vapor no es precisamente una técnica nueva para cocinar. Tiene muchos años de recorrido, aunque no se ha valorado como tal por culpa de que el vapor parecía algo reservado exclusivamente a los profesionales. Con el aterrizaje de este sistema en los hogares, ha dado un nuevo salto.

Debes considerar incorporar el vapor a tus técnicas culinarias porque…

  • Es una de las formas más sanas que tenemos para cocinar los alimentos.
  • Porque los sabores se mantienen intactos. Así como todas las propiedades nutritivas de los alimentos.
  • Las texturas y los colores tampoco se ven alterados. Esta característica de la cocina al vapor se puede apreciar perfectamente en las verduras.
  • No se mezclan olores ni sabores.
  • Cocinar al vapor es la mejor herramienta para preparar alimentos por “regeneración”.

“Los hornos de vapor te ayudan a conseguir resultados profesionales desde la comodidad de tu cocina” (AEG)

La era del vapor

Evidentemente, las ventajas de los hornos de vapor van un poco más allá de lo estrictamente culinario. Como las paredes se mantienen húmedas cuando estás elaborando las recetas, es más complicado que se pegue la comida, o directamente no se pega. Por lo tanto, como más o menos  veáis venir es mucho más fácil limpiarlo que uno tradicional. Aunque no te olvides que estamos hablando de modelos modernos, con lo cual la mayoría de fabricantes incluyen en la batería de prestaciones asistentes de limpieza o sistema automáticos de limpieza (véase pirólisis).

Si tienes la opción, no dudes es escoger hornos de vapor que:

  1. Tengan programas de descalcificación automática. Aquí el agua entra en juego y, por lo tanto, la posibilidad de que aparezca cal. Todo depende de la dureza del agua de tu zona.
  2. Si es de acero inoxidable, mejor. Por lo general es un material que alarga la vida útil de los electrodomésticos.

“Como los hornos de vapor acortan los tiempos de cocción, el consumo de energía se reduce”

Hornos diferentes

Cuando toca hablar de fabricantes punteros de hornos de vapor, hay algunos que no se pueden dejar en el tintero. A la hora de seleccionar tus electrodomésticos nuevos, entran en juego –irremediablemente- los gustos personales, pero algunas prestaciones tecnológicas no se pueden obviar. Y ahí es donde entran las marcas y su capacidad de conquistar.

Electrodomésticos NEFF, por ejemplo, es una de las marcas que más apuesta por los hornos como seña de identidad, lo que le ha llevado a fabricar modelos que se han terminado erigiendo como las ‘joyas de la corona’. Valga como ejemplo su modelo de 45 cm ‘FullSteam’, que te permite disfrutar en un solo espacio de todo el elenco de métodos de cocción: asar, hornear, gratinar o cocinar con vapor, ahí queda la cosa. Hornos como los de NEFF te permiten controlar muy bien la humedad que le aportas al plato. Así puedes elegir distintos niveles de intensidad para hornear, asar o simplemente calentar un plato de la noche anterior.

También entra en juego la variable de ayudar a los ‘torpes’ en la cocina. ‘Torpes’ o gente que apenas tiene tiempo para desarrollar este arte culinario en todo su esplendor. NEFF, y el resto de marcas en liza, como puede ser Bosch, incorporan funciones automatizadas que memorizan recetas, muy fáciles de seguir a través de los paneles electrónicos. En los hornos de vapor Bosch, la función concreta se llama ‘Assist’, y sirve para seleccionar automáticamente los ajustes necesarios en función del plato que quieres.

Aunque entendemos que todas las marcas lo hacen así, tanto NEFF, como Bosch o AEG (que la hemos mencionado en una cita anterior) incorporan a sus hornos los correspondientes tanques de agua. Fáciles de extraer y, por supuesto, de rellenar. Lo contrario no tendría mucho sentido.

¿Conoces la termosonda?

Los hornos de vapor esconden algunas sorpresas que merece la pena conocer. Sobre todo si eres de los amantes de la cocina de verdad. La termosonda es un avance increíble, que tiene aplicaciones en muchos alimentos, pero nos parece que le hace un favor de los grandes a la carne. Es una especie de ‘aguja’ que se inserta dentro del alimento a cocina y mide la temperatura en 3 puntos concretos para cocinar siempre o muy hecho, o hecho o poco hecho. Cuando la termosonda detecta que se ha llegado al punto en cuestión apaga el horno automáticamente.