Sabías que…

Cajones ultra frescos

Cajones ultra frescos

La humedad y temperatura de la conservación

Hola a todos: La organización de la nevera es fundamental para que los alimentos se conserven en perfecto estado. Tener nuestro frigorífico organizado influirá en las veces que abramos la puerta y, por lo tanto, en su consumo energético.

En la organización de un frigorífico son muchas las cosas que pueden influir. Varios son los criterios a nivel organizativo que debemos tener en cuenta a la hora de comprar una nevera:

La humedad y temperatura de la conservacion

  • Número de puertas: El hecho de que nuestra nevera tenga una o dos puertas influirá en su organización. Cuando tengamos un frigorífico de dos puertas, debemos de estar más alerta. Tendremos que memorizar los alimentos que tenemos en cada zona de la nevera para no tener que estar abriendo dos veces la puerta.
  • Bandejas: El número de bandejas también influirá en la organización de nuestra nevera. Nos servirán para organizar los alimentos según su tipo. Dentro de la misma bandeja, tenemos que colocar los alimentos que caducan primero lo más cercanos a la puerta posible.
  • Cajones: Los cajones ultra frescos harán posible que tengamos determinados alimentos a una temperatura distinta a la del resto de la nevera. Esto facilitará la conservación de alimentos como la fruta, la verdura o el embutido.
  • Tipo de electrodoméstico: No es lo mismo contar con un frigorífico combi que con una nevera americana de cara a la organización de la nevera. El hecho de contar con un depósito para el agua como pasa con las neveras americanas hará que no tengamos que meter botellas de agua en el frigorífico y podamos aprovechar el espacio para introducir más alimentos.
  • Congelador: El tamaño del congelador también influirá en la organización de la nevera. Muchas veces debemos comprar productos frescos porque no nos caben más alimentos congelados en nuestro congelador. Por ello, es muy necesario optimizar la organización de nuestro congelador. Contar o no con un depósito que nos genere cubitos de hielo puede hacer que podamos meter más alimentos en nuestro frigorífico.

Zonas de frío del interior de la nevera

La organización de la nevera pasa también por identificar las zonas de frío de la misma. Cada una de las bandejas puede tener una temperatura determinada, aunque variará poco con respecto al resto de la nevera, en función de lo cerca o lejos que esté del ventilador que genere el frío en el frigorífico.

La organización de la nevera pasa tanto por su limpieza como por la limpieza del congelador. La limpieza de la nevera es relativamente sencilla ya que solo tendremos que esperar a tener la menor cantidad de alimentos posible, situación que puede darse en el momento inmediatamente anterior a realizar la compra mensual. En ese momento, limpiaremos las bandejas y los cajones con un paño y tiraremos a la basura aquellos alimentos que estén caducados o en mal estado. Más complicada es la limpieza del congelador. El problema reside en que los alimentos se pueden descongelar si no tenemos cuidado y podemos tener que consumirlos en el menor tiempo posible para que no se estropeen. También cabe la opción de limpiar el congelador sin descongelar los alimentos. Lo podemos hacer a través de los siguientes procedimientos:

  • Secador de pelo: Es un electrodoméstico que todos tenemos en casa. Lo enchufaremos y enfocaremos el aire hacia la zona de la que queramos quitar el hielo. Tendremos que tener cuidado de que el cable no toque el charco que se formará ya que podemos electrocutarnos.
  • Ventilador: Es un procedimiento que solo podemos utilizar si la temperatura de nuestra casa es más cálida que la de nuestro congelador. Enfocaremos el ventilador hacia los cajones y el hielo se irá deshaciendo poco a poco.
  • Espátula: Es una técnica para quitar el hielo de pequeñas zonas de nuestro congelador. Lo que tendremos que hacer es calentar una espátula de hielo e ir pasándola por las zonas de nuestro congelador en las que haya hielo.
  • Olla: Pondremos una olla con agua al fuego. Cuando esté hirviendo, la meteremos en uno de los cajones de nuestro congelador y cerraremos la puerta. El vapor de agua hará que se deshaga el hielo. Repetiremos la operación en todos los cajones.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*