Sabías que…

¿Qué alimentos se pueden volver a congelar?

¿Qué alimentos se pueden volver a congelar?

Evitar infecciones

Hola a todos. Congelar los alimentos es una buena estrategia para aquellas personas que no tienen tiempo para comprar alimentos frescos a diario. Además, es un buen aliado para las madres que tienen hijos pequeños. Se pueden permitir el lujo de sacar unos fritos y hacerles en la freidora a sus niños la cena en un momento. En muchas ocasiones, descongelamos algún alimento y comprobamos que no nos vamos a comer todo. Por eso, debemos de conocer lo alimentos que se pueden volver a congelar.

En la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), son muy claros con respecto al tema de volver a congelar alimentos. “Nunca se debe congelar de nuevo un alimento que se ha descongelado, a no ser que se cocine antes de volver a congelarlo”, reconocen. Pero ¿es esto tan estricto o hay excepciones? Desde AECOSAN, afirman que “los alimentos descongelados total o parcialmente pueden volver a congelarse de forma segura siempre que aún contengan cristales de hielo o no hayan superado los 4,4 ºC. El recongelado puede afectar a la calidad de los alimentos, pero su consumo seguirá siendo seguro”.

Volver a congelar un alimento ¿es posible?

El anisakis es una infección muy peligrosa que transmiten unas larvas que tiene el pescado. Para evitar que nos contagiemos de anisakis, tenemos que congelar el pescado, sobre todo el que está crudo como el shushi. También debemos congelar los siguientes pescados antes de consumirlos: Boquerones en vinagre y otros pescados en escabeche, sashimi, carpaccios y otras preparaciones con pescado crudo, pescado marinado, como ceviches, huevas de pescado crudas o semicrudas, arenques y otros pescados crudos preparados en salmuera o un poco salados y pescados marinos sometidos a ahumados en frío. Por el contrario, hay otros pescados como las ostras, los mejillones, las almejas, las anchoas o el bacalao no necesitan ser congelados.

Cocinados se conservan mejor

Ya hemos descubierto los alimentos que debemos cocinar sí o sí antes de comérnoslos. Lo que todavía no sabemos es lo que tenemos que hacer con un alimento que acabamos de descongelar y comprobamos que no nos vamos a comer entero. Imaginad que sacáis unas pechugas de pollo del congelador y que, una vez descongeladas, vuestro hijo os dice que no va a ir a comer. ¿Podéis volver a congelar las pechugas como si nada hubiera pasado? La realidad es que no. Tenéis que cocinar las pechugas de alguna forma para poder volver a congelarlas sin ningún riesgo para la salud.

Y ¿sufrirán algún cambio los alimentos congelados? La respuesta es sí. La mayoría de los alimentos son agua. Esto hace que cuando la temperatura de los mismos descienda en una temperatura entre -2º y -18º el agua se congele y se formen microcristales. Don Meyer, integrante de la Universidad de Guelph, afirma que “en cuanto se descongelen, esas estructuras agujereadas como un colador serán incapaces de retener parte de su propia agua. Perdidos los jugos, adiós a muchas de sus cualidades organolépticas”.

Si la opinión de un experto extranjero nos puede parecer distante, también hay personalidades españolas que opinan sobre la idoneidad o no de congelar los alimentos. Carmen Tejedor, profesora del Departamento de Microbiología y Genética de la Universidad de Salamanca, reconoce que “lo más seguro es, efectivamente, no volver a recongelar, tal como recomienda AECOSAN. Primero, porque el alimento quedará seco e insípido. Si se vuelve a congelar, habrá más roturas y estará aún más seco e insípido. Segundo, porque al descongelar algunas bacterias patógenas pueden reproducirse más rápido y actuar con más voracidad al toparse con esos tejidos ya rotos. De ahí que se recomiende cocinar inmediatamente. Y, entonces sí, volver a congelar. El calor sí mata a las bacterias, el frío solo las detiene”.

A la hora de congelar alimentos, debemos de seguir una serie de recomendaciones. Lo primero que debemos hacer es meterlo en un recipiente limpio que no debe ser aquel en el que lo hemos comprado. Además, lo que debemos hacer es etiquetarlo y ponerle la fecha en la que lo hemos congelado y el alimento que contiene para que con el paso del tiempo no nos llevemos sorpresas. Hemos hablado de que debemos cocinar los alimentos antes de volver a congelarlos. Lo que no debemos hacer es meter los alimentos al congelador recién cocinados. Debemos de esperar a que se enfríen para meterlos al congelador. Tendremos que meter los alimentos en el congelador en recipientes con cierre hermético para evitar que se puedan salir y que nos manchen el congelador.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*