Consejos para ahorrar Electrodomésticos

Cómo ahorrar en el consumo de la vitrocerámica

Cuando afrontas la nueva adquisición de una placa de cocción para tu cocina, debes de tener en cuenta que hay dos tipos diferenciados según el consumo energético de las mismas: las placas vitrocerámicas y las placas de inducción.

La primera impresión que te puedes llevar después de analizar rápidamente estos dos electrodomésticos para las cocinas baratas, es que claramente, la mayoría de las placas de inducción son más eficientes que las placas vitrocerámicas. Sin embargo, las primeras son bastante más caras que las convencionales, pero a la larga obtendrás un ahorro importante en la factura energética del hogar.

El consumo de una vitrocerámica siempre será mayor que el de una placa de inducción, primero porque su tecnología es más antigua y segundo porque su sistema para producir calor es continuo y consume más electricidad.

El rango de precios que puedes encontrar en los diferentes puntos de venta de las vitrocerámicas es muy variable y extenso. Aparecen demasiados factores que pueden influir en el precio de las placas de cocción, como son la marca, el modelo o el tamaño. Independientemente si te decides por la compra de una vitrocerámica o una placa de inducción para tu cocina barata, debes de tener en cuenta una serie de recomendaciones para tomar la decisión más acertada e inteligente:

  • Asegúrate que se trate de una placa de cocción de fácil limpieza.
  • Escoge el modelo de placa según tus preferencias y necesidades.
  • Intenta elegir, siempre y cuando sea posible una placa de cocción con mayor número de focos de calor.

Volviendo al apartado del consumo de una vitrocerámica, puedes pensar que a priori, no existe forma alguna de reducirlo, pero esto no es del todo cierto. Hay bastantes trucos con los que hacer que tus facturas de la luz se reduzcan a unos importes razonables, sea posible. Estos son algunos de ellos:

  1. Centra en el foco de calor el recipiente, usando el más pequeño que te sirva y tapa siempre éste hace que ahorres más en el consumo de una vitrocerámica al concentrar en su interior mayor calor, evitando así, fugas de energía.
  2. Utiliza cuando sea posible fuegos del mismo diámetro o menor que el recipiente y aprovecha el calor residual apagando tu placa vitrocerámica 5 minutos antes de terminar.
  3. Utiliza la vitrocerámica en las horas de tarificación barata de consumo si es posible.
  4. Desconecta la vitrocerámica de tu hogar si no la vas a usar durante un tiempo.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*