Quejas

3 razones para odiar a tu microondas

Posibles averías de un microondas

Tranquilo, es posible que esa avería que te hace lamentarte tenga una solución sencilla. Los microondas no están libre de sufrir algún ‘descosido’, y hay que estar prevenidos. ¿Sabes cuáles son las más frecuentes? Seguro que alguna aciertas. Y atento porque te vamos a descubrir el nombre de la pieza concreta que, muchas veces, tiene toda la culpa de tus quebraderos de cabeza.

Es ley de vida: con muchos electrodomésticos mantenemos una relación de amor u odio a partes iguales. Muchas veces el odio depende de cuántas veces tengamos que pasar por el servicio técnico con el aparato en cuestión. De todos los que hay dentro de una cocina hay uno, más pequeño que el resto, que a lo largo de toda su existencia ha arrastrado mitos (equivocados) y estigmas.

No me extiendo más: hablamos del microondas, un electrodoméstico que hasta hace poco solo usabas para calentar el vaso de leche, pero que con el paso del tiempo ha ganado un espacio de cariño más amplio en nuestros corazones. ¿Por qué debemos quererlo? Muy sencillo: es rápido y eficiente y la solución perfecta a muchos problemas culinarios cotidianos. A pesar de que su aceptación ha ido en aumento, todavía no le sacamos todo el partido posible. El microondas ahorra bastante más energía que un horno y ya hay en la red miles de recetas que se pueden gestionar usándolo en exclusiva.

No obstante, no todo es bonito. También genera quejas por algunas limitaciones –pequeñas- de su uso, o bien por las averías que sufre, que suelen ser fácilmente detectables. En general, por ejemplo, no nos gusta el nivel de suciedad que se produce de cocinar ciertos alimentos, aunque muchas veces este problema es evitable solo poniendo una tapa a las salsas, sopas y quesos.

Si hace esto, tu micro no funciona bien

Vamos a lo que pronostica el título de post: te dejo tres razones por las que puedes odiar de forma momentánea a tu microondas.

  1. Digan lo que digan el grill nunca alcanzará la excelencia de un horno tradicional (aunque, es cierto, cada día están más cerca). A pesar de que lo intenta, decir que los alimentos como la carne se van a dorar igual en el microondas es una mentira piadosa. El color y la textura de un alimento siempre gana enteros en el horno, aunque la potencia y calidad de los microondas actuales pueda llegar a un nivel aceptable. A pesar de ello, las bondades de ambos elementos por separado han llevado a muchas marcas a poner en su catálogo hornos con microondas, formando un tándem espectacular.
  2. Siguiendo la estela del punto anterior, es de ley decir que no todo se puede calentar en los microondas. Debes tener en cuenta una lista de varios alimentos que tendremos que cocinar de forma tradicional para evitar problemas. Por ejemplo, desde Balay recomiendan no meter envases de comida a domicilio por si llevan aluminio o poliestireno. Los huevos explotan si los metemos dentro de la cáscara por la acumulación de vapor en el interior, algo parecido a lo que sucede con las frutas de piel dura.
  3. Alerta roja: el microondas no calienta o no lo hace bien. Teniendo en cuenta que su principal función es esa, calentar, no es de extrañar que sea una de las averías más habituales. Si tu vaso de leche tarda más de un minuto en estar caliente, algo no funciona bien. La buena noticia es que son averías fáciles de detectar. Y, en la mayoría de los casos, el culpable suele tener un nombre propio: el magnetrón, que es el componente que se ocupa de dar calor. Las altas cantidades de energía que maneja le hacen un elemento bastante vulnerable, y por eso los servicios técnicos tienen piezas de este tipo siempre listas para vender.

Otras averías del microondas

¿Tu microondas hace ruidos extraños o genera mal olor funcionando? Puede ocurrir, y lo mejor en cualquier caso es recurrir siempre a los servicios técnicos oportunos. Muchas marcas a nivel español o europeo tienen zonas privadas en sus páginas webs para registrar los electrodomésticos y poder recibir ayuda online casi inmediata sin la necesidad de esperar a que un técnico se desplace a tu casa.

Tampoco te preocupes en exceso: este problema es común, y lo más posible es que no suponga una sustitución del aparato. La culpa de los ruidos puede ser incluso del plato giratorio, en caso de que tu microondas lo tenga. Ojo, muy importante, si detectamos que estos problemas pueden tener algo que ver con la electricidad, lo más prudente es desconectar de forma inmediata el electrodoméstico.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*