Los mejores electrodomésticos

Trucos para un secado de la ropa perfecto

Opiniones sobre secadoras de ropa

Para las zonas húmedas, pero también para los más perezosos con las tareas del hogar, tener una en casa es fundamental. ¿Que opiniones hay sobre secadoras de ropa en la actualidad? ¿Ha cambiado la concepción de las mismas? Pensamos que sí y te explicamos los motivos. De hecho, cuando acabes este artículo seguro que no te sentiras tan mal por comprar una secadora de condensación. Lee y lo entenderás.

Seamos sinceros, una secadora de ropa es el elecrodoméstico preferido para los que odian las tareas del hogar. Evitar ese incómodo momento de darte cuenta de que ha terminado la colada y que toca tender. Y si es invierno y hay que asomar la cabeza a la calle para poner las pinzas, con más razón todavía. Evitar el tendedero es una maravilla, pero tiene muchas más cosas: como el cuidado de la ropa, que es ejemplar. Y hay más cosas buenas, en comparación a otras épocas: ahora puedes elegir una secadora con bomba de calor o comprar una secadora de condensación. Estos últimos modelos a veces quedan demasiados eclipsados por los de bomba de calor, pero su eficiencia y utilidad también es digna de tener en cuenta.

La secadora, por lo tanto, hace un trabajo impagable, pero con un poco de ayuda puede hacerlo todavía mejor. Por ejemplo, si vas a usar la secadora cobra todavía más importancia el centrifugado de la ropa. No es que haya que quitar méritos a la secadora, es que así simplemente se acortan los programas, reduciendo directamente el consumo de energía. Pero los consejos para ahorrar energía no se detienen ahí: si respetas la carga máxima de cada programa, solo tendrás buenas noticias. Y es que no hacerlo supone alargar innecesariamente cualquier programa de secado, y eso implica consumir más electricidad para intentar que toda la ropa salga seca.

En muchas ocasiones, cuando se leen opiniones sobre secadoras de ropa se habla de un consumo excesivo cuando, en realidad (o al menos en algunas ocasiones) el problema real es que no se siguen unas pautas básicas, que no dejan de ser los trucos para un secado perfecto. De ahí que los consejos anteriores, y los que vienen a continuación, cobran especial importancia. ¿Sabías que la secador tiene que estar en una estancia ventilada y con la entrada de aire libre? Es fundamental para el intercambio del propio aire que necesita para funcionar.

Otros consejos básicos directamente relacionados con el consumo:

  • Es necesario retirar periódicamente las pelusas que se acumulan en el filtro de la secadora. Esta operación hay que hacerla después de cada uso, ya que la acumulación provoca un aumento del consumo energético, alargando los tiempos de secado. El procedimiento, en realidad, es muy sencillo: solo hay que extraer el filtro (situado en la puerta) y, en un primer momento, eliminar las que haya en la cavidad evitando que no caigan en la caja; a continuación limpia las dos partes que forman el filtro con agua corriente caliente y vuelve a colocarlo en su sitio.
  • Parece lógico, pero también es necesario que, en caso de no tener conexión a desagüe, vaciar el recipiente del agua condensada.
  • Si tienes una secadora con condensador autolimpiante no hará falta que te preocupes por las pelusas que van a parar ahí. Se limpian solo durante el ciclo de secado usando para ello el agua condensada que se genera.

Así deberías preparar la colada

Igual que sucede con la lavadora, la forma de organizar la ropa para secarla es realmente importante. Lo primero y primordial es retirar de los bolsillos cualquier tipo de objeto que haya dentro. Y a continuación seguir los siguientes consejos:

  1. Cierra cremalleras, abotona camisas y abrocha corchetes.
  2. Las prendas muy pequeñas las puedes secar con otras de mayor tamaño. Por ejemplo, los calcetines con toallas de ducha.
  3. Las prendas sintéticas no deberías secarlas en exceso, ya que tienen a generar muchas arrugas. Y muchas arrugas es sinónimo de tener que abusar de la plancha.
  4. La mayoría de los (buenos) modelos que hay en el mercado vienen equipados con ciclos especiales que inyectan vapor y evita la formación de arrugas excesivas.
  5. Cuidado con las prendas que pueden encoger en un primer secado. Si piensas que esto puede suceder, opta por un un programa para ropa delicada. Para no sufrir un imprevisto de este tipo, lo mejor es fijarse en las etiquetas de la ropa.
  6. Evitar los lios de ropa para un secado óptimo. Es decir, coloca la ropa a conciencia, no la metas en la secadora tal como sale de la lavadora.
  7. No mezcles tipos de prendas que necesitan diferentes intensidades de secado. Por ejemplo, si mezclas prendas finas con otras que tengan varias capas necesitarán dos tipo de secado, y al final habrá uno de los tipos que saldrá perdiendo.

“Es recomendable dividir la ropa según su peso: las prendas más livianas se secan más rápido y las pesadas tardan más” (OCU)

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*