Valoraciones

3 lavavajillas recomendados

Opiniones para comprar el mejor lavavajillas

Si te has creído todo lo que te han contado sobre los lavavajillas, estás perdido. Tienes que renovar el argumentario y ver todo lo que puede ofrecerte este electrodoméstico.

Cuando te dispones a comprar un nuevo lavavajillas, puedes ver en la red multitud de opiones acerca de ellos. Es normal, tienes decenas de marcas para elegir, y dentro de esas marcas centenares de modelos disponibles. Lo bueno de los lavavajillas de hoy es que seguro que hay uno disponible para tu cocina, por mucho que el espacio del que dispongas sea reducido.

No obstante, cuando busques opiniones sobre lavavajillas antes de pasar a la compra, es posible que veas algunos sitios en los que desmienten ciertas cosas sobre la utilización de estos electrodomésticos. Es normal. Igual que sucede con otros aparatos, todos arrastran ciertos mitos que inducen a error al consumidor. Por ello es importante señalarlos para intentar erradicarlos y no crear más confusión.

Estos son los 5 mitos, según la OCU, que debes eliminar del argumentario en contra de un lavavajillas:

  1. Lavar a mano ahorra. Incorrecto. Completamente incorrecto, de hecho. Lavar a mano los platos multiplica el consumo de agua. Los lavavajillas actuales puedes dejar todo limpio con apenas unos 10 litros de agua. Una cifra escadalosamente alejada de lo que se consume lavando a mano.
  2. Hacer un prelavado. Otro mito de los malos. Los lavavajillas se ocupan del ciclo completo. No hace falta pasar los platos primero por un chorro de agua. Lo que sí debes hacer es retirar todos los restos de comida que hay en ellos, pero solo necesitarás el cubo de la basura y un cepillo.
  3. Todo cabe en el lavavajillas. Todo, lo que se dice todo, no. Hay cosas sensibles (como madera o elementos con decoraciones concretas) que no se puede meter. Sí que puedes meter complemetos de batidoras, algunos filtros de campana, etc. Lo puedes corroborar en el manual de instrucciones.
  4. Más detergente, más limpio todo. Muy incorrecto. Si utilizas más detergente del que puede asumir el electrodoméstico, los platos saldrán con restos y no te quedará más remedio que volver a lavarlos. Doble gasto.
  5. El vinagre también vale. Negativo, no vale como abrillantador. “El vinagre es un ácido, y a la larga, recurrir a este producto podría dañar al lavavajillas y a la propia vajilla. Su acción no es comparable a la del abrillantador”, corroboran desde la OCU.

Características que enamoran

No hagas caso a los mitos sobre los lavavajillasSi eres uno de esos que teclean en Google, o donde tengas a bien buscar información, opiniones sobre lavavajillas antes de hacerte con uno nuevo, eres uno de los míos. Aunque es dificil hacerse una foto fija completa de un modelo concreto (porque opiniones hay muchas y muy variadas), más o menos haces una criba de lo que necesitas y lo que podrías comprar al final.

Conviene, por lo tanto, ver lo que dicen las entidades independientes sobre los que son los mejores lavavajillas en la actualidad. En el caso concreto de la OCU, señalan seis modelos como los “mejores del análisis” y esos seis la mitad también se han llegado la medalla de “compra maestra”. Caprichos del destino, los seis son de la misma marca: Bosch y Balay. No obstante, EuroTopTen le da su medalla de oro al modelo FSE63400P de AEG. Y es que no hay que quedarse solo con una fuente.

 

Por lo tanto, nos quedamos con dos modelos de dos marcas diferentes para poder comparar:

  • Bosch SMS54N12EU.
  • Balay 3VT304NA.

Una vez que ya conocemos los dos nombres, ¿qué razones hay para enarmorarse de ellos? Cada uno tiene sus características concretas, pero alguna cosa la comparte.

  • Lo primero que no podemos pasar por alto es su alta eficiencia energética. Los dos modelos son A++ o superior, en el caso del Bosch. Puede parecer un punto accesorio, pero la optimización y ahorro de energía es algo que no se puede dejar pasar en el momento actual. De hecho, la OCU señala como “excelente” el reducido consumo de energía de los modelos que ha analizado en su caso.
  • Tamaño: el modelo de Balay corresponde a la categoría de ‘lavavajillas compactos’. Concretamente ocupa 45 cm de ancho, una medida perfecta para aquellos que nunca se han podido instalar un lavavajillas en la cocina por problemas de espacio. A pesar del reducido tamaño, pueden lavar, al menos, nueve servicios. Mucho nivel en poco espacio. Y, por supuesto, destacar su imponente aspecto estético.
  • El mejor secado: el modelo de Bosch es el único de los elegidos que mide 60 cm de ancho, una medida que hasta hace poco era la estandarizada. O al menos una de las más habituales. Aunque sea para cocinas un poco más grande que los anteriores modelos, es “super silencioso” y cuenta con tecnología VarioSpeedPlus, que te permite elegir en cada lavado si quieres dejar limpios los platos ahorrando (más) agua o energía.

¿Con cuál de estos modelos que te hemos presentado te quedarías para tu casa?

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*