Los mejores electrodomésticos

Su majestad, la inducción

Ventajas de la placa de induccion

Lo entendemos: te han contado todo lo que una placa de inducción puede hacer por ti y estás deseando tener una. Es normal. La inducción es un auténtico descubrimiento para la cocina. Y si aún no sabes de primera mano todo lo que significa tener una, aquí estoy para contarlo.

¿Te gusta ponerte a los fogones para cocinar? Entonces seguro que te has hecho en alguna ocasión la siguiente pregunta: ¿gas, vitrocerámica o inducción? Es normal, son los tres métodos que siguen vigentes a día de hoy (no descartamos que muchas placas electricas de esas negras sigan por ahí dando servicio) y sus diferencias causan dudas a los usuarios. Por ello, antes de decantarse por una u otra, lo mejor es que recopiles bien las opiniones de vitroceramicas que circulan en la red. ¡Pero las opiniones de los expertos!

Actualmente, según los datos que obran en poder de muchos organismos que han estudiado el tema, las placas de gas son las más eficientes energéticamente hablando. Pero claro, en pleno siglo XXI a mucha gente el gas les echa para atrás. A pesar de su evidente mejora estética y de prestaciones (ya se puede controlar la llama de forma milimétrica), las placas de gas siguen siendo complicadas de limpiar, y además hay que estar muy seguros de cumplir con el mantenimiento pertinente para que haya fugas ni escapes.

Por su parte, las placas vitrocerámicas dieron un vuelco a la forma de cocinar nuestros platos. Destacan por su seguridad, por su facilidad de limpieza (una vez que están frías, por favor) y la teórica rapidez. La razón por la que decimos teórica viene después. “En su contra está su elevado precio, bastante mayor que en las de gas; y su delicada superficie, que corre el riesgo de romperse por un golpe o peso demasiado elevado”, aseguran desde la OCU cuando hablan sobre sus opiniones de vitrocerámicas.

Pero no te quedes solo con este último inconveniente. Si crees que una placa vitrocerámica es lo tuyo, no lo dudes:

  • Son rápidas.
  • Faciles de limpiar si no dejas que la suciedad se seque.
  • Mantienen muy bien el calor residual, perfecto para que los platos no se enfríen o para hacer pequeñas cosas que no necesitan el fuego a máxima potencia.

Qué placas nos compraríamos para la cocina

El hecho de hacer un repaso por lo que nos puede ofrecer las placas de gas o las vitrocerámicas tiene una clara intención: llegar hasta las ventajas de las placas de inducción. Son, sin duda, una de las auténticas revoluciones de la cocina moderna. Podríamos decir que uno de los avances más destacados en lo que a cocción se refieren.

El hecho de ser relativamente modernas hace complicado encontrarlas en pisos ya construidos hace tiempo. Lo contrario ocurre con la nueva construcción. Si quieres nuestra opinión sobre vitrocerámicas e inducción: cambia en cuanto puedas la primera por la segunda. Lo agradecerás tu, tus recetas y tus facturas de la luz.

La principal ventaja de las placas de inducción es su rapidez. Lo que una vitrocerámica hace en diez minutos una placa de inducción lo puede finiquitar en dos minutos. La clave de todo ello es la transmisión del calor: en la inducción el calor va directo a los alimentos, es decir, no se calienta primero el recipiente y luego la comida. En este caso, a la placa de inducción le importa un pimiento calentar el recipiente.

Aunque esta última afirmación no es exactamente así. Realmente, en las placas de inducción el recipiente importa mucho, ya que si no tiene una base ferromagnética también le importará un pimiento lo que pongas sobre la placa. Así que ya sabes: si pones una placa de inducción en tu vida, asegurante de que tienes el menaje adecuado a tu alcance.

¿Tantas ventajas tiene la inducción?

Llegas a este punto podemos decir que:

  • Las placas de inducción son más rapidas que el resto de placas tradicionales.
  • Son más seguras, ya que el calor solo se transmite al recipiente. Si quitas el recipiente, no hay calor. Eso significa que la comida derramada no se quema y que las manos de los niños y los cocineros están a salvo.

Como ya hemos adelantado, la rapidez es la principal virtud de la inducción. “Puede regularse con precisión y reacciona con especial rapidez. Gracias a la inducción el consumo energético se reduce hasta en un 20%”, nos indican desde Balay. Ojo, que sean más rapidas y eficientes no quiere decir que no puedas hacer cosas para ahorrar energía. El principal truco ya te lo hemos desvelado “utilizar ollas y sartenes con fondo grueso y liso, ya que con recipientes irregulares los tiempos de cocción se prolongan más tiempo de forma innecesaria”, confirman las mismas fuentes.

“Para cocinar con gas, inducción o vitrocerámica usa siempre menaje con el tamaño ajustado al quemador” (Opiniones Electrodomésticos)

Disfruta de la últimas placas

Aunque te hayamos pintado la inducción como una auténtica bestia de la cocina, también debes tener algunas precauciones. Uno de los incovenientes de las vitrocerámicas eran los rayones o los problemas con el cristal por exceso de peso. También puede ocurrir con una placa de inducción. Para evitar las rayaduras: fondos lisos. Tampoco te pongas a utilizar la placa de inducción con recipientes de aluminio o de plástico, ya que casi seguro que vas a deteriorar la superficie de la placa, y este tipo de cosas suelen hacer perder la garantía.

 

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*