Los mejores electrodomésticos

Qué tiene que tener tu secadora ideal

Opiniones sobre secadoras de ropa

La compra de una secadora, y de que cualquier electrodoméstico, no es un asunto que deba dejarse en manos del azar. Tiene que ser una compra razonada, en base a tus necesidades y la forma que tienes de usar cada aparato. Y no pierdas de vista otra variable importante de este proceso: lo que dicen los demás acerca de un electrodoméstico sobre el que has puesto tus ojos. Si lo que quieres es una secadora, ¿has pensado en leer opiniones sobre secadoras de ropa en la red?

Solo así descubrirarás la que de verdad va a resolver tus problemas. Y es que en la era del ‘todo online’ se puede encontrar cualquier cosa plasmada en internet. Y las experiencias de uso te aproximan (aunque no siempre en su totalidad, por aquello de las opiniones interesadas), a la que puedes tener tu en casa. El caso es que a una secadora de ropa le puedes pedir muchas cosas, pero si quieres dar con la ideal, con la que siempre te sacará de los apuros, hay varios aspectos a tener en cuenta:

El espacio de la secadora

Lo más común es optar por una secadora de carga frontal, que son las que ocupan 60 cm de ancho. Pero cuidado, aunque no todos los fabricantes las tienen, en el mercado hay opciones de menor tamaño. Si es lo que quieres, tendrás que recurrir a la carga superior, que ocupan bastante menos espacio. Si no es lo que buscas, las secadoras de 60 cm se puede instalar en pareja con la lavadora en forma de columna para ahorrar una cantidad importante de espacio. Cualquier de las grandes marcas punteras del mercado te permiten hacer este tipo de instalación gracias a sencillos accesorios de unión.

Qué recomiendan los usuarios

La capacidad que necesitas

Si lees en la red opiniones sobre secadoras de ropa, en muchos casos te puedes topar con usuarios descontentos que tienen problemas con este aspecto concreto. Lo normal, aunque no obligatorio, claro, es que la capacidad de la secadora sea similar a la de tu lavadora. La explicación es sencilla: no tiene mucho sentido lavar, por ejemplo, hasta 8 kilos de ropa y luego tener una secadora con un tope de 6 kg. Es evidente que nunca vas a poder secar una colada completa con estas diferencias de carga.

Por lo tanto, tu secadora ideal debe tener una capacidad acorde a tus necesidades de lavado. Existen cálculos aproximados a este respecto que habla de que un hogar que seque menos de cuatro veces a la semana se puede arreglar con un modelo de 6 kg, mientras que aquellos que ponen a secar la ropa más de seis veces a la semana sí que necesitarán un modelo de carga máxima. ¡Cuidado! Cuando cargues la secadora no olvides que un buen consejo es no realizar la carga máxima para que la ropa ‘respire’ en el proceso y los resultados sean más efectivos.

Sus programas

Cualquier función o característica de una secadora se tiene que adaptar siempre a la persona, y no al revés. Es decir, en este caso si estás eligiendo la que será tu futura secadora tendrás que asegurarte de que cuenta con programas y funciones verdadaremente útiles para ti. Por ejemplo, si eres de esos que odia la plancha, puedes elegir un modelo de secadora con programas que te dejan la ropa en el punto óptimo de humedad, o incluso que utilizan algo de vapor para que apenas sea necesario utilizarla. ¿Vives con prisa? Entonces lo más oportuno sería revisar opiniones sobre secadoras de ropa que cuentan con programas rápidos, y que en apenas 40 minutos tienen lista la/s prendas que necesitas en un momento determinado. Cada marca los bautiza de una manera, como es normal, pero si -por ejemplo- tu secadora ideal es de la marca Siemens, tendrás que buscar los modelos que tienen el programa Express 40.

Eficiencia energética

Se puede renunciar a vivir sin programas de secado rápido, aunque, las cosas como son, facilitan mucho las tareas diarias. A lo que no se puede renunciar a estas alturas es a tener la secadora más eficiente posible. La mejor secadora debería serlo, sin excusas. “Decantarnos por un modelo eficiente, de bajo consumo y más respetuoso con el medio ambiente, hará que nuestra factura no se dispare”, explican desde electrodomésticos Siemens. A día de hoy, en el terreno de la eficiencia energética hay una tecnología que destaca por encima del resto: las secadoras con bomba de calor. Han conseguido rebajar sustancialmente el consumo energético, situándose en una calificación A++, que puede suponer un consumo de hasta un 50% menos que las secadoras de clase B.

En palabras de Siemens: “Una secadora de clase B consume una media de 521 kw/ año, frente a los 207 kw/ año de una secadora de clase energética A++. Esto supondría un ahorro de más de 0,50 céntimos en cada ciclo. Si contamos 160 ciclos al año, que es la medida habitual, nos sale un ahorro anual de 90 euros al año respecto a una secadora normal”. Y es cuando se pone el dinero por delante todo se entiende mucho mejor.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*