Electrodomésticos

Qué secadora elegir

La mejor secadora

Razones para comprar una secadora hay tantas como personas en el mundo que quieran hacerse con una. Lo complicado no es llegar a la conclusión de que quieres una, lo realmente espinoso (aunque no tanto, en realidad) es enfrentarse a la decisión de qué secadora elegir. Al respecto de esta última cuestión tenemos buenas y malas noticias. Vamos con ellas:

  1. La mala noticia es que no existe una “mejor secadora del mundo”. Es decir, tendrás que enfrentarse sin remedio al hecho de que hay mucha oferta en el mercado. Marcas blancas, marcas más potentes, diferentes calificaciones energéticas y, por supuesto, una horquilla de precio que te sorprenderá (hay de todos los precios que te imagines).
  2. ¡Pero hay buenas noticias! El sistema de secado de la ropa no te dará muchos dolores de cabeza. En la actualidad hay dos buenos sistemas que copan prácticamente todo el mercado: por bomba de calor y por condensación. De ambos vamos a hablar en las próximas líneas.

¿Te preguntas qué secadora comprar: piensa en la bomba de calor?

Olvida por completo cualquier tipo de mito que hayas escuchado sobre las secadoras. Casi seguro que no tienen nada que ver con los cuentos para no dormir que hayas podido conocer. Una secadora no estropea la ropa (de hecho equipan programas especiales para cuidar cada tipo de tejido) y no consume toda la electricidad que tu vecino ha dicho. Pero hablemos de todo a su tiempo.

Si de algo hay un consenso en el mundo de las secadoras es que las de tecnología de bomba de calor son las más recomendables en el momento actual. En comparación a las secadoras que hubieras conocido hasta este momento, las de bomba de calor secan a temperaturas inferiores (dicen que más frío) consiguiendo, precisamente, mimar un poco más la ropa que hay en el interior. A las ventajas funcionales de una secadora con bomba de calor se une que son A++, una calificación energética que te ayuda a ahorrar en las facturas y que no es fácil alcanzar para las secadoras de condensación.

Pero, ¿y qué hay de las secadoras de condensación? Vamos a dejar que sean unas líneas del blog de Balay los que hablen por mi en este caso: “Las secadoras de condensación tienen programas más rápidos ya que la temperatura de secado es mayor. Su sistema de secado es más sencillo y por lo tanto también son más accesibles en precio”. Queda dicho.

Principales ventajas

Si tuvieramos que destacar una por encima de cualquier otra, no tendríamos dudas: la comodidad. De hecho lo expresaríamos mejor con otras palabras: vivir mucho mejor. Y hay muchas razones que explican la “radicalidad” de nuestra conclusión principal:

  • Librarte del tendedor y las pinzas es una gran noticia. Probablmente no te quitarás el tendedor de casa, pero se quedará para ocasiones muy puntuales.
  • Una nota de comodidad extra para alcanzar la excelencia: con una lavadora que incorpore función secado solo tienes que meter la ropa sucia una vez por la puerta. Cuando la recogas estará limpia y seca.
  • Ya no mirarás tantas veces la app del tiempo. En lo que a ropa se refiere, te dará igual que haga sol o llueva a cantaros. Y además puedes lavar en culquier momento del día porque te aseguras ropa seca en el momento que tú quieras.
  • Plancharás muy poco. Así, con pocas palabras. Porque hay beneficios que se explican por sí solos.
  • La ropa ni huele a humedad, ni sale rota, ni desgastada. Si compras una secadora de una marca de confianza tendrás siempre más seguridad, porque sabes que dispones de los programas necesarios para cuidar todos los tipos de prendas.

Y a ti, ¿qué es lo que más te gusta de tener una secadora en casa?

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*