Problemas técnicos

Cuando un aparato gasta más de lo normal

Averias en los electrodomesticos

Si tus electrodomésticos empiezan a consumir más de lo normal, no es que te odien, simplemente puede que los estés utilizando mal. O no estás acertando con el mantenimiento más adecuado. Avanza por el siguiente post para desubrir algunas de las razones por las que tu frigorífico te sube las facturas de la luz, o por las que tu lavadora no termina de hacer bien el trabajo últimamente.

En las casas hay una serie de electrodomésticos que gastan por encima del resto. Es ley de vida, y no se puede remediar. Aunque esta última frase no quiere decir que no se pueda luchar contra el despilfarro y el consumo excesivo de electricidad. El frigorífico, la lavadora o el lavavajillas (más todos los aparatos que se quedan en stand by por toda la casa) son algunos de los más consumidores que tenemos dentro de la cocina, y para todos ellos se pueden encontrar consejos que moderan su consumo de electricidad. El primero de todos ya os lo damos para que no lo tengáis que buscar: comprar electrodomésticos de alta eficiencia.

Los expertos lo tienen claro: dentro de las medidas que podemos tomar en casa para no disparar la factura de la luz está el correcto mantenimiento de los electrodomésticos. Los fabricantes ponen todo su empeño en vender productos que pasen los más estrictos controles de calidad, pero las piezas móviles, las zonas delicadas o la alta tecnología son susceptibles de sufrir averías. Pero muchas de ellas son evitables “Algunas medidas de mantenimiento ayudan en el funcionamiento y evitan perder energía”, confirman desde el Departamento de Medio Ambiente de Comisiones Obreras (CCOO) de Aragón.

Hay muchas razones por las que un electrodoméstico puede consumir más de lo normal, muchas de ellas -como se aprecia a continuación- son evitables:

  • La campana extractora necesita una limpieza periódica para eliminar las grasas y los restos de comida. Si los filtros no se mantienen adecuadamente, no extraen de manera eficiente humos y olores, consumiendo más electricidad y provocando averías. Consulta con tu fabricante cada cuánto debes cambiar o limpiar los filtros. No hay cifras cerradas, ya que depende del uso que le des a la campana, pero sí orientativas.Un tecnico arreglando una lavadora
  • La lavadora parece que no pide pan, pero sus pequeños problemas también pueden dar muchos quebraderos de cabeza. Una goma sucia o una pequeña pérdida de agua es motivo suficiente para que necesiten consumir más para hacer lo mismo de siempre. De igual forma, es recomendable usar pastillas antical, para no perjudicar las piezas del interior del electrodoméstico.
  • La parte trasera de los frigoríficos es la gran olvidada y, a su vez, una de las más importantes. No eliminar el polvo y la suciedad que se acumula en esta zona es un gran error, puesto que los frigos respiran por ahí. Una “respiración” incorrecta puede llevar a un consumo elevado. Si no dispones de frigorífico no-frost, no olvides que debes eliminar la escarcha del congelador. Una capa solo de 3mm ya es capaz de elevar el consumo energético de este monstruo de la cocina.

¿Mal uso o mal funcionamiento?

Como es fácilmente apreciable, ninguno de los problemas que se han detallado son averías importantes. De hecho, siendo técnicos no se pueden considerar ni averías. Pero son factores claves a la hora de evitarlas, y terminar pagando una visita del servicio técnico o alguna sorpresa en forma de factura de la luz.

En este sentido, desde la Unión de Consumidores recomiendan de forma clara optar por electrodomésticos de alta eficiencia (de clase A o superior) y, además, por una buena conservación. “La eficiencia aumenta también con un mantenimiento periódico de los equipos”, corroboran desde esta organización.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*