Categoría

Quejas

Quejas

Unos lavavajillas de calidad

Lavavajillas Siemens opiniones

¿Has tenido la ocasión de lavar tu vajilla con un lavavajillas Siemens? Es una experiencia que merece la pena. Y lo es por una razón muy sencilla: su catálogo está creado para hacer la vida más fácil al usuario. Lavavajillas inteligentes y con las últimas innovaciones tecnológicas al servicio de tus platos y vasos.

Opiniones sobre los lavavajillas Siemens habrá tantas en el mundo como personas que hayan tenido la suerte de probar uno en su propia casa. Decimos la suerte porque, para nuestro gusto personal, tener en la cocina un lavavajillas de esta marca es, sin duda, un gran acierto. ¿Estás de acuerdo con nosotros?

A día de hoy, los electrodomésticos hay que valorarlos en función de lo fácil que hacen la vida del usuario. Han cambiado mucho a lo largo del tiempo y ahora deben ser máquinas hechas para hacerle las cosas más sencillas al usuario. Una premisa que cumplen a la perfección los lavavajillas Siemens, que además de unas funcionalidades excelentes, presentan un diseño innovador y vanguardista, tomando el camino de que los electrodomésticos ya son también una parte de la decoración de la cocina.

Antes de pasar a razones mucho más tangibles para confiar en un lavavajillas Siemens, conviene recordar que la marca de BSH es una de las más comprometidas con el cuidado del planeta. Según datos de la propia Siemens, “como media, se necesitan 40 litros de agua para lavar la vajilla a mano. Un lavavajillas necesita solo 10 litros para la misma cantidad de vajilla, y con los electrodomésticos económicos de Siemens se necesita mucho menos”. Lo consigue gracias a prestaciones como ‘aquaSensor’, que mide el grado de suciedad de platos y vasos para usar la cantidad de agua exacta que se necesita en cada lavado.

3 razones para confiar en Siemens

La primera de todas la tenemos clara: los lavavajillas Siemens cuentan con la posibilidad de manejarlos de forma remota con el teléfono móvil o con la tablet gracias a Home Connect, la aplicación que usa la marca para sus electrodomésticos inteligentes. Desde la app se puede hacer casi todo: dejar programada una hora para el lavado, escoger el programa más adecuado en función de la vajilla que quieres lava o recibir notificaciones para garantizar el correcto mantenimiento del lavavajillas como, por ejemplo, la que recibes cada 30 ciclos de lavado para usar el programa de limpieza.

“Con el modo diferido de Home Connect puedes programar los tiempos de puesta en marcha”

Segunda razón: tecnología ¿casi? única

No nos atrevemos a decirlo muy alto, por lo que pueda pasar, pero estamos casi convencidos de que la tecnología que usa Siemens en sus lavavajillas para unos resultados perfectos no la utilizan muchas marcas.

Hablamos, por ejemplo, de la tecnología iSensoric, que la incorporan también en los frigoríficos, lavadoras y secadoras. ¿Qué se consigue con iSensoric? Dotar a los electrodomésticos en cuestión del conocimiento necesario para -en el caso del lavavajillas- “lavar la vajilla de forma rápida y eficiente”, tal y como aclaran desde la marca.

Antes de dar más opiniones sobre los lavavajillas Siemens sería fundamental ver los resultados de una vajilla impoluta tras pasar por un modelo de esta marca. Esta tecnología mide la turbiedad del agua, detecta fugas o “las necesidades de cada ciclo de lavado particular” para utilizar siempre los recursos necesarios.

Tercera razón: elige el que más te guste

Además de tener iSensoric, la nueva generación de lavavajillas Siemens también cuentan con otras prestaciones que hacen más fácil la vida del usuario. Precalientan el agua más rápido para aumentar la eficiencia o determinan automáticamente la temperatura que se necesita para cada lavado. Y si te quedas con ganas de conocer otras prestaciones únicas, toma nota: con la función higiene Plus se pueden eliminar el 99,99% de las bacterias y los gérmenes presentes en cosas tan delicadas como los biberones de los niños o las tablas en las que cortas comida. “Durante el aclarado final, la temperatura se mantiene a 70°C de media durante aproximadamente diez minutos”, confirman desde Siemens; una temperatura perfecta para no dejar ni uno solo intruso vivo.

A todo esto se le debe añadir un elemento que, generalmente, se pasa por alto: la variedad. 60 centímetros, 45 centímetros o lavavajillas modulares. Solo tienes que medir el hueco del que dispones en la cocina y elegir de un elenco más que amplio. Es casi imposible que si te gusta esta marca no termines encontrando el modelo ideal. A todo ello se le une una tienda online propia en la que se pueden adquirir repuestos y complementos oficial en cualquier momento y, para rematar, un servicio post venta de envidia: asistente online, citación online, redes sociales con cientos de consejos sobre utilización de electrodomésticos, chat en la propia web de lunes a viernes, atención telefónica 24 horas todos los días de la semana o un amplísimo mapa de servicios técnicos distribuidos por toda España.

Quejas

Mi lavadora no lava bien y gasta mucho

Averias lavadoras Balay

Si tu lavadora no lava bien, lo primero es preguntarse y ver cuál es exactamente el problema. Hay varias razones por las cuales una lavadora puede no ejecutar correctamente una colada. En el caso del gasto energético, si tu lavadora lleva muchos años contigo, es posible que quieras cambiarla. Ahora mismo las lavadoras más eficientes del mercado tienen unos niveles de consumo energético envidiables. ¿No es el momento de lanzarte a por una?

Pero vamos a los temas técnico: ¿tu lavadora no lava bien? Pero, ¿que entendemos por lavar mal? Los problemas pueden ir desde que la ropa salga sucia, hasta que el tambor no gire o los programas no se pongan en funcionamiento. Por eso, antes de dar por hecho que estás ante una avería de la lavadora, conviene estar seguros de qué le puede estar pasando.

¿Tu ropa sale con restos? Aquí la respuesta puede ser tan sencilla como que estás utilizando demasiado detergente. Si excedes la cantidad óptima, dentro de la lavadora se genera más espuma de la que el ciclo de lavado puede gestionar, de forma que muchas veces quedan restos en la ropa. Para evitarlo, en la actualidad hay modelos que tienen sistemas para dosificar automáticamente la cantidad de detergente necesaria para acometer cada colada.

Más razones por las cuales no puede “lavar bien”: es posible que no estés eligiendo el programa más adecuado para cada tipo de prenda. Muchas veces, por ahorrar esfuerzos, o no hacerlos directamente, lavamos en frío o a temperaturas poco adecuadas. Las toallas son un claro ejemplo: para que de verdad salgan bien lavadas, no es suficiente hacerlo con un programa a 30 grados. Hay que utilizar uno más específico.

Los malos olores también puede ser un problema asociado a la expresión “no lava bien”. Cuando acabas una colada es recomendable dejar abierta la puerta para que se seque el tambor y asegurarnos de que no quedan restos en la cubeta del detergente. Son puntos que solemos pasar por alto y que generan más problemas de los que parecen. Igualmente, no pierdas de vista la dureza del agua de tu zona, puesto que es muy posible que la cal esté siendo problema para ti y no lo sepas. En caso de que el agua sea muy dura tendrías que recurrir más veces de las que piensas a los descalcificadores.

El peligro de comprar barato

Hay cosas dentro del hogar en las que no se puede, o no se debería reparar en gastos. Igual que invertimos el dinero suficiente en dormir adecuadamente en un colchón de calidad, con los electrodomésticos debería pasar lo mismo. Ir al céntimo puede ser un problema: las lavadoras más eficientes son más caras, sí, pero a la larga te acaban beneficiando. La inversión inicial se amortiza en pocos años y desde la instalación pueden comenzar a notar los ahorros en la factura de la luz. Y siempre cuentas con un servicio técnico de garantías que respalda tu compra.

Además, recurriendo a marcas fiables puedes evitar problemas, por ejemplo, con el tambor. ¿Tu lavadora no centrifuga bien? Pues antes de llamar corriendo al servicio técnico asegúrate de que no has puesto más carga de la necesaria.

El filtro de la lavadora puede ser otro foco de problemas. No ponemos la atención necesaria y puede desembocar en llamadas innecesarias a la marca en cuestión. Es recomendable limpiar el filtro una vez al mes, y asegurarnos de que no hay pelusas, papeles o restos de esos que te puedes dejar en los bolsillos de la ropa. Por ejemplo, un filtro obstruido puede ser la causa de que una lavadora esté llena de agua y no desague. Si esto ocurre, tienes que poner un recipiente debajo del filtro, desenroscar poco a poco sin sacarlo e ir vaciando el agua. Probablemente tendrás que llenar llenar y vaciar varias veces el recipiente. ¡Atención! Si un día necesitas ejecutar esta operación asegúrate de que has dejado enfríar el agua.

¿Quieres ser un poco más eficiente, respetuoso con el medio ambiente y, además, ahorrar unos euros en la factura de la luz? Pues toma nota de todos estos consejos, que los puedes aplicar aunque tengas en casa una lavadora ya de por si eficiente:

  • Recurre a programar de lavado a baja temperatura si el grado de suciedad de la ropa te lo permite. Si está muy sucia, es posible que no lo puedas evitar.
  • Usa siempre la cantidad de detergente recomendad. Y si te compras una lavadora con dosificación automática del detergente, mejor.
  • El prelavado está reservado a la ropa muy sucia. No te emocines con esta prestación.
  • Espera a tener una cantidad de ropa razonable. Es verdad que existen los programas ECO, pero siempre es mejor una colada llena que dos coladas a media carga.
Quejas

Por qué pago más en la factura

Consumo de electrodomesticos en casa

Te vamos a contar lo mejor que tenemos en la manga: los trucos para ahorrar dinero en la factura de la luz. Solo hay que usar con cabeza los electrodomésticos.

¿Sabías que los electrodomésticos son los causantes de, más o menos, un 30% de tu consumo energético en el hogar? Las cifras pueden variar en función de los electrodomésticos que tengas instalados en la cocina, pero son aproximadas y nos dan una idea de la importancia de conocer cómo y en qué gastan esta energía. Hay una buena noticia: es posible reducir lo que consumen. Solo hay que conocer el camino.

Según datos de El Plural, el consumo de los hogares no solo retrocede, sino que aumenta “a un ritmo del 2,5% anual, debido al aumento del bienestar”. No es necesario eliminar los electrodomésticos de nuestras vidas, solo conocer el significado de la palabra eficiencia.

Es posible, que la manera que tengas de tratar a tus electrodomésticos tenga mucho que ver en el dinero que pagas en tus facturas de la luz. ¿Quieres unos consejos para comenzar con el ahorro? Toma nota:

  • Siempre que tengas la opción de hacerlo, opta por electrodomésticos de eficiencia A o superior. A día de hoy, esta calificación es la única manera que tenemos de saber cuánto consume un aparato. Un tema que, por cierto, ya hemos abordado en el blog a la hora de hablar, por ejemplo, de las lavadoras Balay.
  • Cuando tus electrodomésticos estén en casa, debes realizarles un mantenimiento regular para asegurarte que funcionen bien. A saber: la parte trasera del frigorífico se debe limpiar de polvo, al menos, una vez al mes. Si no lo haces, puede consumir hasta un 15% más de lo habitual. Los filtros de las campanas extractoras deben estar libre de grasas para extraer de forma eficiente. Algo parecido ocurre con el filtro de la lavadora o el lavavajillas, que se obstruyen con el uso semanal y deben estar libres de todo resto.

Electrodomésticos que más consumen

Pero no solo es importante el mantenimiento. Los electrodomésticos forman parte de nuestra vida diaria, y es ahí donde conseguirás ahorrar luz con ellos, si sigues consejos como los siguientes:

  • Ahorra con el frigorífico, no solo limpiando la parte trasera, sino evitando su apertura indiscriminada. Procura no meter comida muy caliente, regula bien la temperatura (del congelador también) y coloca los alimentos cada uno en su lugar. No te haces a una idea del poder que tiene ordenar bien la comida.
  • Si quieres pagar menos luz gracias a la lavadora, lo que debes hacer es esperar a que esté llena. Si no lo puedes evitar, opta por los programas específicos de media carga, y olvida -por favor- el mito de que los Electrodomesticos eficientesprogramas cortos son los que menos consumen. Es al contrario, tal y como afirman fuentes de Bosch. Busca en la ruleta de los programa el modo ECO y, siempre que puedas, lava a 30 grados o similar. El mayor gasto de una lavadora es calentando el agua.
  • Con tus recetas favoritas también puedes ahorrar. Las placas de inducción consumen hasta un 80% menos que las tradicionales vitros. Si todavía tienes una de estas, procura siempre que el recipiente sea del mismo tamaño que el ‘fuego’ y opta por recipientes que aguantan bien el calor. En el caso del horno, programa tus comidas para poder hacer varios platos a la vez y explota al máximo las posibilidades del llamado calor residual.
  • Tu ropa también puede ser fuente de ahorro… al secarse. Las secadoras cada vez están más extendidas en España, aunque en las zonas donde se disfruta de muchas horas de sol casi es mejor secar al aire y ahorrar ese consumo eléctrico. “Las que menos consumen son las de gas”, aseguran en ElDario.es Si no vas a renunciar a la utilidad de la secadora, el mejor paso para ahorrar llega con la lavadora: que centrifugue bien para ahorrar trabajo después.

Según los estudios, el frigorífico es el electrodoméstico que más consume: se pasa todo el año enchufado.

Ya conoces algunos consejos para no pagar tanto en la factura de la luz por culpa de los electrodomésticos. ¿Conocías estas pautas?, ¿tienes alguna que nos quieras contar?

Quejas

Quejas sobre lavadoras Bosch

Una lavadora de la marca Bosch

Si acudimos a Google, que todo lo sabe, no son muchas las quejas de usuarios con esta marca concreta. Intentamos analizar sin son tan buenas como parecen.

Lo primero de todo: sea la marca que sea, ninguna está libre de posibles averías. Pedirle a un fabricante que nunca uno de sus aparatos se estropee es un imposible. Básicamente porque todavía no se ha inventado la máquina perfecta, y porque nuestros electrodomésticos siguen siendo fabricados por humanos que, en un determinado momento, se pueden equivocar. De hecho, la mayoría son casos puntuales y tampoco hay que descartar que muchas de las averías publicadas en la red sean causadas por mala utilización del propietario. Centramos nuestras miras en la gama alta de electrodomésticos para bucear en las opiniones de las lavadoras Bosch. Y lo cierto es que poquito hay que decir al respecto.

La marca Bosch está dentro del segmento de gama alta, y englobada en la alemana BSH junto a otras referencias de este segmento como Siemens o la empresa española Balay. Para la mayoría de los consumidores (insistimos en que estas conclusiones se plasman aquí tras rastrear a fondo la red) hablar de Bosch es hablar de electrodomésticos de altísimo nivel. De hecho, su prestigio es tal que estos electrodomésticos son (o han sido) los oficiales en varios programas de televisión en España.

Evidentemente, Bosch no está libre de tener reclamaciones. No es que en el momento actual haya más o menos reclamaciones que hace un tiempo. Simplemente, ahora un cliente insatisfecho es mucho más visible gracias a internet. No obstante, Google no miente: la cadena de búsqueda “quejas lavadoras Bosch” genera tan solo 8 búsquedas relevantes en la primera página, y muchas de ellas están generadas hace años. Hablamos de reclamaciones interpuestas en el 2008 o el 2012. También hay del año 2016, por supuesto.

¿Cuáles son las quejas más habituales?

  • Roturas de la goma del tambor. Una parte muy delicada de cualquier lavadora y que se debe conservar con mimo para que no ocurran estas cosas.
  • Roturas relacionadas con las partes móviles. Las piezas vinculadas al tambor son especialmente delicadas. Sobre todo teniendo en cuenta que podemos llegar a poner más de 200 lavadoras al año.

Ventajas e inconvenientes

WAS24420EE de BoschPero la realidad es que, dejando a un lado las quejas habituales en este sentido, lo cierto es que organismos independientes y reputados han elegido, por ejemplo, la lavadora BOSCH WAS24420EE como la mejor lavadora de 2017 (mientras se escriben estas líneas en el mes de mayo). “Bosch cuenta con las mejores lavadoras calidad precio del momento”, dicen, por ejemplo, desde el espacio web 4mejores.com

“Por cierto, dentro del Top4 de 2017 se sitúa la SIEMENS WM12Q488EE. Recordamos que Siemens está dentro del grupo BSH”

Este modelo de Bosch ayuda a ilustrar de manera bastante efectiva los ‘pros’ de esta marca. Se trata de un modelo de clase energética ‘A’ que, no siendo la más alta (lo que podría ser un inconveniente), sí que se encuentra dentro del tramo verde de eficiencia. Es más, desde Bosch aseguran que este modelo consume un 30% menos que otras de su tipo.

Su capacidad es de 8 kilos de carga, muy en la media de lo que ofrecen sus competidores en este segmento de lavadoras (9 kilos llegan a cargar algunos otros modelos). Con 8 kilos, sin duda, puedes tener una colada entera hecha con un solo lavado. Para los momentos en los que exigimos muchos a las lavadoras Bosch cuentan con sistemas que silencian eficazmente los ruidos. En este caso, para mayor seguridad durante la colada, el modelo WAS24420EE tiene un bloque para evitar que los niños hagan alguna travesura.

¿Tienes una lavadora Bosch? ¿Nos cuentas algo acerca de ella?

Quejas

Mi lavadora AEG, ¿me odia o me quiere?

Averias comunes en las lavadoras

Dependiendo del modelo de lavadora que tengas, es posible que alguna vez incluso hayas discutido con ella. Veamos si con las AEG vamos a tener problemas de ‘gobernabilidad’.

Las lavadoras AEG se sitúan, sin ninguna duda, en la gama alta de los electrodomésticos. (Primera conclusión: sus precios van a ser de gama alta) Es una marca que goza, para su disfrute, de un prestigio altísimo entre los usuarios, y así lo demuestran las valoraciones que gente anónima realiza en foros y comparadores.

Solo por dar una visión global de lo que se habla de ellas, aquí van algunos juicios acerca de las lavadoras AEG:

  • Los usuarios valoran de forma muy positiva el “escaso” ruido que realizan al funcionar.
  • Consideran un acierto la “digitalización” de estos electrodomésticos, lo que permite incluso manejarlas desde el teléfono móvil. Prestación también disponible en otras marcas como Siemens o Bosch.
  • “Muy fácil de programar con botones digitales y muy intuitivos”. Es otra de las valoraciones que se puede leer en el foro de opiniones de referencia en la actualidad: Amazon.
  • Su variedad de programas también es elogiada. Y, por supuesto, el hecho de que se pueda tener una hecha una colada en condiciones en menos de una hora gracias a la prestación ‘ÖKOPower’.
  • Igual que sucede en todas las marcas, las lavadoras AEG también cuentan con una amplia variedad de cargas. Se pueden elegir modelos que lavan para tres o más de cinco personas.

Por motivos como los expuestos en los puntos anteriores, en algunos comparadores de productos como IDEALO la nota media de algunos modelos de AEG no baja del seis. Una nota que se justifica en aspectos relevantes como los resultados de lavado, que cuentan también con el aprobado del respetable. En su página web, la marca asegura que sus modelos de lavadoras tratan la ropa “con una increíble delicadeza” para obtener “resultados de lavado espléndidos”, promesa que a juzgar por las valoraciones del jurado soberano no decepcionan a la hora de la verdad.

Mi lavadora AEG ¿me odia o me quiere?

Las lavadoras de la marca sueca presentan una gran capacidad de carga que, viendo por las opiniones en la red, responden de forma excelente con, nunca mejor dicho, cargas elevadas de ropa.

Y otro dos aspectos importantes: gracias al sistema ‘Autosense’ elevan sus prestaciones energéticas de forma importante. Según el catálogo de su página web todos los modelos son de categoría A++ en adelante, llegando un gran porcentaje a la calificación A+++, la máxima que se puede obtener en la actualidad. No podemos olvidarnos de la tecnología ‘SoftWater’, la primera del mundo que elimina las impurezas del agua que llega de nuestras tuberías.

Ya sabes todas las bondades de las lavadoras AEG pero, ¿están exentas de tener averías? Por supuesto que no. Eso significaría que han encontrado la máquina perfecta.

Averías comunes de las lavadoras

Una avería en la lavadora no es nada del otro mundo, dependiendo del problema. Se trata de un electrodoméstico con una gran cantidad de piezas móviles que se enfrentan a distintos tipos de aguas y cargas continúas de trabajo. La buena noticia es que muchos problemas se pueden solucionar sin reparaciones muy cuantiosas. De hecho, muchas marcas –ejemplo de Balay, Siemens o Bosch- han puesto en marcha diferentes sistemas de ayuda online. De esta forma, los técnicos solo se desplazan si de verdad la avería es ‘monstruosa’.

Pasemos a los problemas más comunes:

  • ¿Tu lavadora se ha ido caminando por el pasillo al centrifugar? Tranquilo, le pasa a muchos. Si eso ocurre es que no has retirado las fijaciones de seguridad que llevan todas las lavadoras instalados para el transporte. Es un error muy común con cualquier lavadora nueva.
  • Fugas de agua: también es un problema de lo más habitual. Normalmente, la acumulación de suciedad y restos sólidos tienen la culpa de ello. Lo importante es actuar pronto para que la avería no vaya a más. Si esto sucede es importante revisar la goma de la puerta y cambiarla si está muy deteriorada. Igualmente, puedes secar a conciencia tu lavadora y comprobar que las conexiones de las tuberías y el dosificador del detergente están bien fijados.
  • ¿Hace mucho ruido? En unas lavadoras -presuntamente- tan silenciosas como las AEG no es normal, y por ello los ruidos suelen encender la alarma. Pueden suceder varias cosas, como cargar mucho o poco la lavadora (ambos extremos son poco recomendables) provocando el desequilibrio del tambor. Asegúrate también de que las patas están bien niveladas. No seas vago/a y utiliza ese nivel que tienes en la caja de herramientas.

Problemas electrónicos

Es cierto que los paneles electrónicos en las lavadoras han permitido que este electrodomésticos de un salto cualitativo. Gracias a ellos poner la lavadora es más fácil e intuitivo. Pero, claro, no están libres de averiarse. Si cuando vas a poner una colada no funciona ningún programa es posible que los controles electrónicos estén afectados por algo. Los fallos del programador o del módulo de control no son los más comunes pero ocurren. En estos casos, la llamada al técnico especialista parece inevitable.

Dejando a un lado el lado electrónico, los problemas con agua también pueden darnos algún dolor de cabeza. Si en el tambor hay mucha o poca, es posible que haya fallado la pieza termóstato. En este caso, desde Leroy Merlin recomiendan “colocarlo correctamente sellándolo para que no se aflojen los tornillos que lo sujetan”. Puede ocurrir que no haya ni mucha ni poca y que, directamente, el agua no cargue en la lavadora. Si tenemos en cuenta que sin agua no hay colada, podemos decir que es un problema serio. Puede ser un fallo en la activación de la electroválvula, un atasco en la manguera de entrada o directamente que los filtros están sucios.

Y no lo olvides: si te ves capacitado/a para arreglar cualquiera de estos problemas, primero desenchufa tu lavadora de la corriente eléctrica.

Quejas

3 razones para odiar a tu microondas

Posibles averías de un microondas

Tranquilo, es posible que esa avería que te hace lamentarte tenga una solución sencilla. Los microondas no están libre de sufrir algún ‘descosido’, y hay que estar prevenidos. ¿Sabes cuáles son las más frecuentes? Seguro que alguna aciertas. Y atento porque te vamos a descubrir el nombre de la pieza concreta que, muchas veces, tiene toda la culpa de tus quebraderos de cabeza.

Es ley de vida: con muchos electrodomésticos mantenemos una relación de amor u odio a partes iguales. Muchas veces el odio depende de cuántas veces tengamos que pasar por el servicio técnico con el aparato en cuestión. De todos los que hay dentro de una cocina hay uno, más pequeño que el resto, que a lo largo de toda su existencia ha arrastrado mitos (equivocados) y estigmas.

No me extiendo más: hablamos del microondas, un electrodoméstico que hasta hace poco solo usabas para calentar el vaso de leche, pero que con el paso del tiempo ha ganado un espacio de cariño más amplio en nuestros corazones. ¿Por qué debemos quererlo? Muy sencillo: es rápido y eficiente y la solución perfecta a muchos problemas culinarios cotidianos. A pesar de que su aceptación ha ido en aumento, todavía no le sacamos todo el partido posible. El microondas ahorra bastante más energía que un horno y ya hay en la red miles de recetas que se pueden gestionar usándolo en exclusiva.

No obstante, no todo es bonito. También genera quejas por algunas limitaciones –pequeñas- de su uso, o bien por las averías que sufre, que suelen ser fácilmente detectables. En general, por ejemplo, no nos gusta el nivel de suciedad que se produce de cocinar ciertos alimentos, aunque muchas veces este problema es evitable solo poniendo una tapa a las salsas, sopas y quesos.

Si hace esto, tu micro no funciona bien

Vamos a lo que pronostica el título de post: te dejo tres razones por las que puedes odiar de forma momentánea a tu microondas.

  1. Digan lo que digan el grill nunca alcanzará la excelencia de un horno tradicional (aunque, es cierto, cada día están más cerca). A pesar de que lo intenta, decir que los alimentos como la carne se van a dorar igual en el microondas es una mentira piadosa. El color y la textura de un alimento siempre gana enteros en el horno, aunque la potencia y calidad de los microondas actuales pueda llegar a un nivel aceptable. A pesar de ello, las bondades de ambos elementos por separado han llevado a muchas marcas a poner en su catálogo hornos con microondas, formando un tándem espectacular.
  2. Siguiendo la estela del punto anterior, es de ley decir que no todo se puede calentar en los microondas. Debes tener en cuenta una lista de varios alimentos que tendremos que cocinar de forma tradicional para evitar problemas. Por ejemplo, desde Balay recomiendan no meter envases de comida a domicilio por si llevan aluminio o poliestireno. Los huevos explotan si los metemos dentro de la cáscara por la acumulación de vapor en el interior, algo parecido a lo que sucede con las frutas de piel dura.
  3. Alerta roja: el microondas no calienta o no lo hace bien. Teniendo en cuenta que su principal función es esa, calentar, no es de extrañar que sea una de las averías más habituales. Si tu vaso de leche tarda más de un minuto en estar caliente, algo no funciona bien. La buena noticia es que son averías fáciles de detectar. Y, en la mayoría de los casos, el culpable suele tener un nombre propio: el magnetrón, que es el componente que se ocupa de dar calor. Las altas cantidades de energía que maneja le hacen un elemento bastante vulnerable, y por eso los servicios técnicos tienen piezas de este tipo siempre listas para vender.

Otras averías del microondas

¿Tu microondas hace ruidos extraños o genera mal olor funcionando? Puede ocurrir, y lo mejor en cualquier caso es recurrir siempre a los servicios técnicos oportunos. Muchas marcas a nivel español o europeo tienen zonas privadas en sus páginas webs para registrar los electrodomésticos y poder recibir ayuda online casi inmediata sin la necesidad de esperar a que un técnico se desplace a tu casa.

Tampoco te preocupes en exceso: este problema es común, y lo más posible es que no suponga una sustitución del aparato. La culpa de los ruidos puede ser incluso del plato giratorio, en caso de que tu microondas lo tenga. Ojo, muy importante, si detectamos que estos problemas pueden tener algo que ver con la electricidad, lo más prudente es desconectar de forma inmediata el electrodoméstico.