Valoraciones

Aparatos de bajo consumo

Ahorrar con electrodomésticos

“El precio de la luz se dispara en plena ola de frío”; es un titular que le resultará familiar a mucha gente de un tiempo a esta parte. Para que no nos pillen por sorpresa, se pueden hacer muchas cosas para ahorrar luz en casa. 

El titular que abre este artículo se podrá escribir diferente o en diferentes momentos del año, pero es la esencia de lo que se lleva viviendo ya un tiempo en España. Lo cierto es que las cifras de consumo energético preocupan especialmente en invierno, por el hecho de que explotamos más algunos aparatos de los que tenemos en casa.
La calefacción, por ejemplo, es uno de los puntos de mayor consumo. Y no hay que olvidar que son muchas las personas que dependen de calefactores eléctricos en su vivienda.

Por eso, para actuar de la forma más responsable posible, sobre todo en invierno, hay que conocer cómo funcionan nuestros electrodomésticos (y aparatos en general) con la intención de optimizar su consumo.

¿Se puede ahorrar con los electrodomésticos cuando el frío aprieta? Efectivamente, pero también cuando el calor se erige en protagonista. Lo importante ya no es tanto la época del año, sino la creación de hábitos de consumo que permitan optimizar el gasto y actuar de forma más responsable. Se pueden hacer muchas cosas pequeñas por consumir de forma más responsable:

  1. Utilizar bombillas led o de bajo consumo. Estas últimas pueden ahorrar hasta 100 al año en las facturas de la luz.
  2. Poner alfombras en los suelos para retener mejor el calor.
  3. Tener los radiadores en perfecto estado de revista. Lo que siempre se ha conocido como purgarlos para sacar el aire que hay en su interior. De esta forma evitas tener que subir la potencia.

Estas ‘pequeñas’ cosas, junto a un mantenimiento estable de la temperatura dentro de casa, son fundamentales para mantener el consumo controlado. Pero, por supuesto, también se pueden tener muy en cuenta el papel que juegan los electrodomésticos en todo esto. El frigorífico, por ejemplo, es el electrodoméstico que más consume en casa, sea invierno o verano. Su consumo suele mostrar picos elevados coincidiendo con las comidas principales del día, un comportamiento que tiene explicación: abres muchas veces las puertas.  Solo con controlar este gesto estás favoreciendo la correcta refrigeración en el interior, y por ende una conservación óptima de los alimentos.

Pero no solo se puede hablar de lo que el frigorífico puede hacer por la eficiencia energética. Los electrodomesticos de bajo consumo energetico cobran un especial protagonismo cuando el consumo de electricidad se dispara. El invierno suele ser una de las épocas del año que más humedad trae. También el propio frío complica algunas tareas rutinarias como tender la ropa. Es por ello que la secadora entra en escena: te ahorra mucha plancha, cuida tus prendas como si fueran suyas y en poco rato tienen toda la ropa lista.

Las ventajas de una secadora son indiscutibles, pero si te vas a hacer con una para este invierno (o para cuando tengas a bien quererla para tu casa) no olvides que la calificación energética de este electrodoméstico ha evolucionado mucho, y ya es posible conseguir secadoras A++. Actualmente, Balay presume de tener secadoras con bomba de calor y la tecnología de secado “más eficiente del mercado”. Entre las ventajas de estos modelos no está únicamente el hecho diferencial de ahorrar en la factura de la luz, también otras prestaciones como el condensador autolimpiante o sus 9 kilos de carga para secar la ropa de toda la familia.

Ahorrando con la llegada del invierno

Pero, antes de secar hay que lavar. Abrigos, jerseis, bufandas, guantes o calcetines de los gordos para que los dedos no sufran. En invierno se multiplican las prendas de ropa que debes lavar. Y la variedad de tejidos es más abundante que en otras épocas del año. Por eso, la lavadora también cobra un protagonismo especial.

Si echas un ojo al catálogo de electrodomesticos de bajo consumo energetico también encontrarás lavadoras, por supuesto. En este segmento no tendrás ningún problema para hacerte con una de calificación A+++. Conseguirás ahorrar mucho más de lo que imaginas, ya que una lavadora A+++ consumen un 32% menos de lo que necesita una de clase A. De hecho, ahora mismo la clase A podría ser tildada como la peor que existe.

Si necesitas poner una colada muy a menudo con la llegada del frío, ten en cuenta consejos como los que siguen:

  • Espera a que la lavadora esté llena. Es una cuestión de ahorro de luz y agua. ¿No es mejor que lo lave todo de una vez?
  • En invierno (insistimos, en cualquier época del año) la elección del programa adecuado es clave. No es lo mismo el agua, la energía o las revoluciones del centrifugado que usa para lavar unas camisas que unas sábanas.
  • Muy relacionado con lo anterior, deberías tener muy cuenta que la temperatura es la variable clave en el consumo de una lavadora. Los programas cortos NO son los que menos consumen. Los que más consumen son los programas de ALTAS TEMPERATURAS. Evítalos en la medida de los posible.

Ahora que conoces las ventajas de algunos electrodomésticos de bajo consumo, ¿te animas a utilizarlos?

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja un comentario

*